Te explicamos porqué es mejor esperar para pinzar el cordón umbilical

Cordón Umbilical

Ya habíamos hablado sobre aquel estudio publicado en JAMA Pediatrics que aconsejaba retrasar unos minutos el pinzamiento del cordón umbilical tras el parto, pero creo que es un buen momento para explicar más en detalle los beneficios que se obtienen. Aquel informe aseguraba que una acción tan simple como retrasar el momento de punzar y cortar, podría prevenir el déficit de hierro durante la infancia del niño. Trabajos anteriores señalaban que solo dos minutos influyen en el desarrollo del bebé los días siguientes al nacimiento.

¿Qué es el cordón umbilical? María José explicaba muy bien en este post las funciones que tiene, se trata de un órgano muy importante pues proporciona alimento al feto desde la placenta. Nutre y proporciona oxígeno, y continúa llevando oxígeno al bebé cuando sus pulmones aún no trabajan ni actúan como suministradores. Es cuestión de minutos, pero si no se pinza ahí sigue el cordón ejerciendo de nexo. ¿Por qué poner tanto énfasis? ¿tan importante es esperar a cortar el cordón umbilical?

Si que es importante, pero voy a ir más lejos: si le dejamos que se colapse sin pinzar, quizás solo tengas que esperar tres minutos, aunque hay ocasiones en que el proceso se alarga un poquito (hasta 20 minutos) tampoco es una eternidad. Ayudado por la placenta no hace más que realizar otra de sus importantes funciones, y actuar como la Naturaleza ha previsto; si el cordón aún transporta oxígeno el bebé tendrá dos fuentes de abastecimiento. Se considera que el pinzamiento precoz puede interrumpir estos sistemas de ayuda vital, provocando lesiones.

Cordón umbilical: tras el parto esperar a que deje de latir.

La práctica de dejar que todo siga su curso natural previene la anoxia cerebral, y no debe desestimarse su papel en el bienestar de los bebés que han nacido con sufrimiento fetal agudo. Según esta información publicada en la web de EPEN, la OMS instste en el pinzamiento tardío o no pinzamiento. No hay límite de tiempo, ¿2 minutos? pueden ser suficientes o no; el cordón umbilical debería dejar de latir por sí mismo, e idealmente los profesionales que atienden el parto deberían también esperar al alumbramiento de la placenta.

El cordón que ya no cumple sus funciones está blanco, abandona su misión cuando ya no es necesario. Ya son muchas las voces que piden que se deje a la Naturaleza siga su curso, hay una serie de prácticas que no deberían ser tal, sino parte de un proceso: la no separación de mamá y bebé, la lactancia materna, el corte tardío del cordón… En muchos aspectos de estos procesos fisiológicos es mejor no intervenir, pero los profesionales también deben estar preparados para posibles eventualidades. En el tema que nos ocupa se impuso un buen día la creencia de que era necesario pinzar pronto para prevenir hemorragias en la madre, y también se relacionaba con la aparición de ictericia neonatal; por cierto que el riesgo de ictericia no varía dependiendo de lo que hagamos con el cordón umbilical.

¿Y si no se pinza? ¿y se se pinza muy tarde?

Una revisión de estudios clínicos aleatorizados y controlados parece concluir que no es posible relacionar una policitemia sintomática con un corte tardío del cordón. Se trata de un trastorno provocado por un exceso de glóbulos rojos en la circulación sanguínea, que dificultan incluso la circulación, y puede afectar a los órganos.

A continuación una cita del post citado de EPEN:

Sólo se ha descrito un caso en el que podría haber riesgo de que el bebé reciba más sangre de la que debiera: en los partos en el agua, si el agua está a más de 37´5 grados y el trinomio placenta-cordón-bebé están bajo el agua se puede dar lugar a vasodilatación. Sólo hay un artículo pero no hay investigación al respecto. Se recomienda pinzar a los 5 minutos o vaciar la piscina por si acaso. Una vez el agua ya no cubre el cordón o está a menos de 37’5 ya no hay riesgo.

Beneficios del pinzamiento tardío / no pinzamiento del cordón umbilical.

Además de que no se ha demostrado la hiperbilirrubinemia debido al pinzamiento tardío hay otras consecuencias negativas de pinzar el cordón tempranamente: bebés que tardan en reaccionar, débiles, interrupción de la ‘fuente’ planetaria demasiado pronto, detención de la transfusión de sangre, lo cual se relaciona con el déficit de hierro mencionado. Por el contrario, los beneficios:

Si se considera la sangre que la placenta sigue bombeando como un nutriente, es evidente que esto en sí mismo es un beneficio, además los pulmones no se verán ‘forzados’ y no hay que provocar el llanto separando así al bebé de su madre.

Estas recomendaciones también son útiles para seguir cuando el bebé ha nacido por cesárea.

Imagen — Tbsdy Lives


Categorías

Consejos
Etiquetas

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Agustin Losada dijo

    Macarena, gracias por este post. Pero creo que no es tan evidente la ventaja del pinzamiento tardío. De hecho, la OMS lo recomienda solo en países con déficit de higiene o alimentación. Para países civilizados como el nuestro, no cortar el cordón hasta que deje de latir podría resultar incluso contraproducente. En ciertos casos podría provocar el efecto contrario al deseado: Que parte de la sangre del bebé regrese de nuevo a la placenta, disminuyendo con ello el volumen total de sangre del bebé. También hay un aumento de casos de niños con policitemia (producción exagerada de glóbulos rojos) entre los casos de pinzamiento tardío.

    Retrasar el pinzamiento del cordón en exceso además impide que se pueda recoger la sangre del cordón umbilical, impidiendo así el posible uso en el futuro de las células madre. El 80% de la sangre del cordón entra en el bebé durante el primer minuto tras el parto. Por tanto, este parece ser, según los expertos que he consultado, el tiempo ideal para cortar el cordón umbilical, permitiendo que el bebé reciba el máximo de sangre y a la vez, recoger la que todavía queda en el cordón.

    1.    Macarena dijo

      Hola Agustín, gracias por tu comentario. Mira, según la documentación que hemos revisado, e independientemente del país del que se hable, parece que el momento óptimo para pinzar el cordón podría estar entre el minuto 1 y el 3 tras el nacimiento.

      Por ejemplo, esta publicación (http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/120076/1/WHO_RHR_14.19_spa.pdf?ua=1) firmada por 3 entidades (entre ellas, la OMS) dice así: “La Organización Mundial de la Salud recomienda el pinzamiento tardío del cordón umbilical. Se recomienda el pinzamiento tardío del cordón umbilical (realizado entre 1 y 3 minutos después del parto) para todos los partos, al mismo tiempo que se comienza la asistencia esencial simultánea del recién nacido”.

      O el siguiente documento de PAHO: http://publications.paho.org/spanish/Capitulo_1_OT_195.pdf. Del que entresaco el párrafo “Independientemente de las razones particulares que se encuentren detrás del cambio en la práctica de retrasar el pinzamiento del cordón, está muy claro que existe muy poca o, más bien, ninguna evidencia cientfica que justfique el pinzamiento precoz como práctica de mayor beneficio para el recién nacido o para su madre”.

      Por otra parte, en una entrada de EPEN, menciona una revisión sistemática, la cual concluye que no existe evidencia entre el pinzamiento tardía y la policitemia (https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/6-el-cordon-umbilical).

      Nos encantaría que, si lo consideras conveniente, nos pudieras aportar enlaces útiles. Un saludo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *