Porqué no debes tener miedo a repetir patrones de conducta

Todas hemos dicho alguna vez que no trataremos a nuestros hijos como nos han tratado a nosotras. Casi siempre, en medio de la indignación de un castigo. Sin embargo, es muy común que los hijos, tomemos ejemplo de la conducta aprendida de los padres a la hora de educar a nuestros hijos.

Muchos padres, rechazan el método de crianza que ellos tuvieron como un método adecuado. Es por eso que tienen miedo de repetir sus patrones de conducta.

¿Qué son los patrones de conducta?

Explicado de forma sencilla, un patrón de conducta es una forma de comportamiento que nos sirve como modelo a la hora de actuar. Estos patrones responden a unas normas que nos hacen de guía a la hora de actuar ante situaciones concretas. Solemos actuar en base a unas pautas socialmente aceptadas que rigen nuestro comportamiento. Esto es lo que se entiende como patrón de conducta.

Dicho de otra forma, es el comportamiento aprendido de nuestro entorno, que nos influye a la hora de actuar en determinadas circunstancias.

¿Porqué existe tendencia a repetir los patrones de conducta?

No es algo genético, como lo es por ejemplo el color del pelo o de los ojos, pero tiene relación con la familia. Existe tendencia demostrada a repetir los patrones de conducta de los progenitores. El porqué es algo que se entiende con la simple observación.

La teoría de porqué ocurre esto es que aprendemos del ejemplo de nuestros padres. Igual que el resto de los animales, aprendemos las conductas sociales de nuestros progenitores. Por lo tanto es normal que repitamos patrones de conducta aprendidos. Actuamos bajo el impulso de nuestro propio instinto.

¿Es necesariamente perjudicial repetir estos patrones?

No lo es en el caso de que sean patrones de conducta positivos. Sin embargo si tenemos una madre depresiva o un padre ausente u obsesivo, podría ser bastante perjudicial. Tanto para nosotros como para nuestros hijos si lo repetimos.

A veces incluso puede ocurrir que tengas ciertos miedos o actitudes que ni tú mismo comprendes en ciertas circunstancias. Es probable que sea debido a alguna conducta aprendida, de la que ni siquiera eras consciente.  Muchas de las fobias que tenemos son comportamientos aprendidos por la convivencia con personas que también la padecen. Estas son las razones por las que puedes sentir miedo de repetir patrones que sean perjudiciales para tus hijos.

¿Qué puedo hacer para evitar repetir patrones de conducta perjudiciales?

Lo primero y más importante es reconocerlos, esto solo será posible a través de un amplio conocimiento de ti mismo y de tu pasado. Es decir, que debes tener muy claro qué es lo que no quieres repetir y porqué. Es necesario también tener humildad para reconocer los errores propios. Eso es lo que te ayudará a corregir comportamientos que sean conscientes o no, son dañinos para ti y para tus hijos.

Una buena forma de ejercitar ese autoconocimiento es imaginar cómo actuarías ante determinadas situaciones. El ejercicio no debe quedarse en la superficialidad de la actuación que imaginas que tendrías. Deberás plantearte porqué lo harías realmente y cómo crees que reaccionarían las demás personas involucradas, a tu comportamiento.

Es realmente imprescindible que valores la reacción de los demás ante tu comportamiento, porque es ahí donde puedes evaluar si es un comportamiento perjudicial o no. Por ejemplo, la situación es “¿qué harías si encuentras una cartera con dinero y lleva la identidad y dirección del propietario?”.  Es importante que te pongas en el lugar del propietario de la cartera, porque igual que ese dinero te puede hacer falta a ti, puede faltarle a él. Si a ti no te la devolvieran, sentirías que te han robado, y un comportamiento así, sería un ejemplo perjudicial para tus hijos.

La comprensión de los patrones aprendidos

Este punto es realmente un pilar básico del punto anterior, sin embargo es merecedor de una mención a parte. Como ya hemos dicho, es necesario un conocimiento de nuestro propio pasado para evitar los patrones perjudiciales que hemos aprendido. Asimismo es importante identificar si son o no perjudiciales. También lo es separar los motivos que indujeron a las personas que nos enseñaron dichos patrones a comportarse así. Esto es básico para la comprensión y por lo tanto para poder identificarlos como beneficiosos o no.

Es muy probable, que estos miedos, nazcan de algún reproche que puedas sentir hacia tus padres, por una conducta que tuvieron hacia ti y te dañó. Es necesario que te liberes de esa carga, bien sea perdonando, bien sea comprendiendo la razón de ese comportamiento. Recuerda siempre, que tus padres son personas, como tú, con errores y aciertos, la comprensión hacia ellos, te hará crecer.


Categorías

Varios

Madre de una luz inspiradora, futura pedagoga, técnicamente decoradora, eterna escritora en la sombra, artesana, vocalista y compositora, aprendiz de todo, maestra de nada. Apasionada de los animales y de sus beneficios para el desarrollo emocional humano. Enamorada de la luz que existe en las buenas personas, de la educación, de la música y de la vida en general. Positivista in extremis, todo tiene un lado bueno y si no lo tiene, me encargo de crearlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.