Posición del bebé

Cuando un bebé nace, muchas son las maneras que recomiendan  la forma que se debe posicionar al bebé cuando se acuesta. Esto parece ir acorde con las investigaciones y decisiones de los pediatras, no poniéndose exactamente de acuerdo en las medidas a adoptar, por ello, es la madre, la que debe adoptar la decisión que crea conveniente. Esto es un paso muy importante y merece un cuidado especial, ya que durante esa etapa, el bebé no tiene autosuficiencia para adoptar la postura más cómoda para él, más o menos, hasta los 4 primeros meses. Si tienes un bebé y estás indecisa en la forma de acostarlo, te recomendamos cuales son las ventajas y desventajas de una forma u otra.

Si lo ponemos boca arriba, el bebé, puede observar su alrededor, tener una respiración totalmente sin dificultad, sus brazos y piernas están libres para moverse, pero lo peor es que si vomita, puede ahogarse, aunque esto es más probable en bebés muy débiles que no pueden seguir el instinto de doblar su cabecita si esto sucede.

Si lo pones de lado, puede ver su alrededor pero con un perímetro más reducido, la respiración tampoco se dificulta por nada y sus brazos y piernas, solo están libres una de ellas. Si has decidido ponerlo en esta posición, no olvides que tenga una almohada para proteger su espaldita y procura que su bracito inferior esté hacia adelante para no hacerle daño.

Si su posición es boca abajo, la presión del colchón, lo hace sentirse más seguro, no tiene riesgo de ahogarse con su vómito, desarrolla más sus músculos porque quiere ver su entorno y obliga a levantar su cabecita, pero si no tiene suficiente fuerza padece el riesgo de asfixia, los pies quedan hacia un lado, algo que puede ocasionar problemas.

En resumen, todo depende de tu elección.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *