Cómo potenciar el aprendizaje colaborativo en el aula

Hoy queremos detenernos en cómo potenciar el aprendizaje colaborativo, su uso en las aulas. Como ya contamos con anterioridad la idea principal del aprendizaje colaborativo es que el conocimiento se crea dentro de un grupo, mediante la interacción de varios de sus miembros, por tanto la principal labor del docente es proporcionar a los alumnos y alumnas los espacios para que esta comunicación sea posible.

Los niños y niñas deben ser capaces de aprovechar las habilidades y recursos del otro, tanto de sus iguales, como del profesor, como de las herramientas fuera del aula que sean necesarias, y aquí pensamos en Internet y otras fuentes.

Fomentar el aprendizaje colaborativo en el aula

Si los seres humanos no hubiesen colaborado entre ellos, la especie no hubiese llegado a evolucionar como lo ha hecho. La importancia del trabajo en equipo, de colaborar, se ha puesto de manifiesto a lo largo de toda la Historia. Para colaborar se necesita a más de uno, es decir, es necesario el grupo, por tanto lo primero que se debe crear en el aula es un objetivo común. Hay que crear metas grupales, y será el docente quien divida las tareas necesarias que cada grupo, y cada miembro debe asumir.

En edades avanzadas, y con niños y niñas acostumbrados a este tipo de aprendizaje colaborativo serán ellos mismos quienes hagan este reparto. Los grupos no deben ser siempre de los mismos participantes, sino que deben interactuar todos entre todos, y lo ideal es de 5 personas.

Es fundamental fomentar una comunicación segura y efectiva. Es decir, los alumnos tienen que sentirse cómodos expresando sus ideas y opiniones. Para ello se puede desarrollar un código de conducta entre los integrantes del grupo, y de respeto hacia los otros grupos: tono y volumen de voz, vocabulario que se usa, turno de palabra, cómo solicitar ayuda…

Actividades para los más pequeños

aprendizaje colaborativo

Potenciar el aprendizaje colaborativo es potenciar y poner en común las capacidades y posibilidades de aprender de cada uno. En este sentido es importante ir practicando con los niños y niñas desde pequeños estas habilidades colaborativas. Te proponemos una actividad muy adecuada para niños de primaria e incluso infantil. Ellos lo harán de forma casi automática.

Se trata de hacer tangram o puzles de forma colaborativa. Habrá que dividir la clase en grupos de 4 o 5 niños, y cada grupo tiene que completar el mismo número de puzles, tangrams o rompecabezas que miembros. No se trata de que hagan uno entre todos, sino que cada uno tenga el suyo y reciba la ayuda y ayude a los otros.

A cada miembro le damos un sobre con la mayoría de las piezas de su puzle, pero también con alguna de los otros. Los niños y niñas del grupo no pueden hablar entre sí (en esto se puede ser flexible) y lo importante es que estén pendientes de las piezas que necesitan sus compañeros para completar sus puzles. Gana el equipo que antes monte los puzles de cada uno de sus miembros.

Actividades típica de aprendizaje colaborativo

Algunas de las actividades típicas del aprendizaje colaborativo son los proyectos en grupo, escritura y lectura colaborativa de un libro, un relato o un tema de materia, corregir los deberes de otro, grupos de debates, hacer especialistas en temáticas, o equipos de estudio.

Además, nosotros te señalamos otras herramientas como preguntar al compañero, puesta en común del tema, y de los apuntes que se hayan tomado, o el debate simulado, en el que cada niño asume un rol en un debate sobre un tema, esté a favor o en contra tendrá que hacer el papel que le toque. Puedes ver más detalles de estas actividades en este artículo.

Una de las cuestiones que es importante para potenciar el aprendizaje colaborativo es aprender a resolver conflictos. Para ello es importante que el profesor o profesora haya observado ya cómo resuelven las tareas los alumnos y conocer el estilo de cada uno dentro del grupo. Después se puede plantear el juego del lobo y el puente. Es el famoso acertijo del pastor que tiene que atravesar a la otra orilla de un río con un lobo, una cabra y una lechuga. La idea no es tanto resolver el acertijo, sino que los niños y niñas desarrollen sus ideas, sean creativos y aprendan a defender sus puntos de vista.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.