“Pregnancy brain”, o mejor dicho: esos despistes del embarazo que te confunden

despistes2

Todas las mujeres que hemos estado embarazadas alguna vez, recordamos los despistes que nos han acompañado durante esa época tan especial de la vida. Y si ahora disfrutas de tu primer embarazo, te aseguro de que no son una leyenda urbana, aunque como quienes “mandan” son las hormonas, puede que en tu caso la falta de memoria, o esas pequeñas torpezas, sean leves.

En cualquier caso no te preocupes si tu gestación te ha vuelto olvidadiza de repente, no hay de qué preocuparse. Verás: no es que tus neuronas se hayan tomado un descanso, sino que las conexiones se ven alteradas. ¡Nada menos que un 80 % de las futuras mamás podrán sufrir pérdidas transitorias de memoria! Pero la responsabilidad de esta modificación en la función cognitiva no es solo de las hormonas, porque el hecho de estar más concentradas en un suceso tan maravilloso como la llegada del bebé, y todo lo que ello conlleva, tampoco ayuda a que estemos pendientes de otras cosas.

El término inglés para referirnos a este “fenómeno” es pregnancy brain, y se manifiesta más hacia el final de la gestación, o sea del tercer trimestre de embarazo. Menos concentración y falta de atención, provocan los despistes o pérdida de memoria, y puede que sientas que te estás equivocando en exceso. ¿Te tranquiliza saber que es normal? ¿Y que no vas a estar siempre así! Entre otras cosas, el cerebro volverá a su tamaño normal, ¡ah! ¿pero no te lo había dicho?

Todo tiene su explicación.

Pues sí, hay estudios que señalan que tu cerebro se podía estar reduciendo cuando estás embarazada, pero este órgano, además de ser muy “plástico” es capaz de adaptarse a diferentes situaciones, así que una vez tengas a tu bebé en brazos, se reacomodará.

He mencionado más arriba otras alteraciones que vivimos como “torpezas”, ¿te ha ocurrido? Poco puedes hacer para evitar tropezarte, o que las cosas se te caigan de las manos. Esto es lo que le está pasando a tu cuerpo: tu volumen aumenta no solo porque llevas dentro a una criatura, sino porque se retienen líquidos, así que es normal que pierdas el centro de equilibrio. Y ahora me gustaría decirte algo: no te sientas “torpe”, siéntete diferente, y sobre todo plena y feliz.

Además de que pesas más y retienes líquidos, las articulaciones están distendidas y relajadas, lo cual no ayuda mucho a la coordinación y la eficiencia de tus extremidades, y el cuerpo en general.

despistes

También hay buenas noticias.

¡Y muchas! El bebé crece, las ilusiones por conocerlo también, deseas conocerle y a la vez disfrutar de lo que te queda de gestación… compartes con tu familia y embarazo. ¡Un momento! ¿Todo se reduce a las emociones? Pues no, porque las hormonas también juegan un papel importantísimo en el desarrollo de una especie de “súper” poderes que vas a tener, como la capacidad de amamantar a tu bebé, un cerebro fuerte que asumirá la multitarea con naturalidad tras el nacimiento, un cuerpo que podrá parir, etc.

Puede que esto te haga sentir mejor.

Abordar torpezas y despistes no es tarea fácil, porque forman parte del embarazo, y no se pueden prevenir; pero mira, realizando ejercicio físico moderado tu tono muscular y coordinación mejorarán. Y en cuanto a esas pérdidas de memoria: lleva una libreta o agenda siempre contigo, lee todos los días poniendo atención en lo que lees. Utiliza los recursos tecnológicos a tu favor: alarmas, notas en el smartphone, recordatorios. Además, procura dejar los objetos siempre en el mismo sitio para que te resulte fácil encontrarlos, y sobre todo… descansa todo lo que puedas, porque esto te ayudará a mantenerte más atenta.

Imágenes — Xuan Zheng, Canwest News


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *