Pregorexia: un trastorno de la alimentación que debe ser visibilizado

Pregorexia3

Os contábamos el verano pasado que aumentar poco peso en el embarazo, en ocasiones es un problema, y que debemos estar pendientes de algunas de las situaciones que lo provocan, entre ellas encuentra la llamada pregorexia (o mamirexia), considerada un trastorno de la alimentación, una forma de anorexia. Consiste en que la mujer gestante adopta un estilo de vida centrado en la restricción drástica de alimentos (menos cantidad y poco equilibrio nutricional), junto con un exceso de ejercicio físico. Se conocen las recomendaciones más aceptadas, y que ‘aumentar demasiado’ no es saludable, pero también debemos visibilizar la pregorexia, debido a las consecuencias que para la madre y el bebé puede acarrear.

El entorno social se torna en ocasiones de lo más dañino, puesto que no cesamos de ser bombardeadas por imágenes de cuerpos delgados, como símbolo de perfección; parece que nos obsesiona la apariencia externa y no préstamos atención a la salud en sí misma. El embarazo no es una excepción, de hecho es frecuente comprobar cómo las ‘celebrities’ esperan su bebé luciendo un cuerpo que apenas ha cambiado, y una barriga de lo más discreta; el problema no es tanto cómo luzcan, sino que ofrecen un modelo irreal (y falso) de belleza, especialmente si para ello han debido sufrir privaciones alimenticias.

Parece que las mamás que anteriormente han sufrido anorexia, tienen más probabilidades de que suceda de nuevo durante el embarazo, pero no siempre es la causa; lo que si que ocurre es que el trastorno mencionado puede dificultar la concepción, y también se han observado alteraciones relacionadas con la ovulación y la menstruación. Es muy importante reconocer el problema y no esconderlo, pues de lo contrario se perpetúa, y con él, los posibles daños al bebé. A continuación te contamos algunos de los síntomas, porque la negación por parte de la afectada, requiere en ocasiones acción por parte de su familia o amigos, que deberán buscar ayuda:

¿Te suena? Embarazadas que pierden peso, que se obsesionan con la gimnasia, que rechazan los cambios en su cuerpo, o que comen menos… No lo pases por alto

Pregorexia2

Pregorexia: un trastorno de consecuencias graves

Aquí podemos leer el testimonio de Maggie Bauman, una mujer con dos hijas hoy adultas, que se avergonzó de su cuerpo durante los embarazos, y aunque no sufrió consecuencias graves (ni los bebés tampoco), la anorexia provocó años más tarde un ingreso en centro específico. Nos habla de la necesidad de que las embarazadas se quieran y recuperen la confianza en ellas mismas; de que adopten un estilo de vida saludable y prioricen la salud. Hoy en día colabora con una institución especializada en trastornos de la alimentación.

Una madre con pregorexia puede sufrir anemia y reducción en los niveles de calcio de sus huesos, también desórdenes hormonales y poca producción de leche. Con respecto al feto, podría complicarse el aporte de ácido fólico (y ya sabéis lo peligroso que es eso en el primer trimestre); pero además existe mayor riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro, y de que el bebé sufra retraso mental o parálisis cerebral. Hay profesionales que señalan la relación entre este trastorno y dificultades emocionales, intelectuales y fisiológicas para los niños.

Como conclusión: la salud en el embarazo se sostiene en dos pilares fundamentales, que son una alimentación equilibrada, y la actividad física; además de eso no debes descuidar vuestras visitas con el ginecólogo o la matrona, consulta cuantas dudas tengas, y cuídate mucho, porque el bebé necesita tu protección. Procura rodearte de personas que sepan cuidarte y sostenerte. La pregorexia siempre requiere una correcta atención por parte del personal sanitario, y si es necesario tratamiento psicológico, se debe procurar a la mujer embarazada.

Imagen — (Primera) Embarazo y bebés


Categorías

Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *