Prelectura en la edad infantil: objetivos y ejercicios

En la educación infantil es necesario inicias a los niños en las técnica instrumentales para preparar a los niños, por medio de diversos ejercicios, a una más rápida y mejor comprensión lectora. Por ello, hoy os he querido traer los objetivos que tienen que perseguir para que el niño tenga la motivación necesaria para empezar con la prelectura a esa temprana edad.

No te pierdas todo lo que te vamos a contar a continuación porque estamos seguros que va a ser de tu interés. Podrás entender mejor el proceso de aprendizaje de lectura en los niños y también idear buenas actividades para hacer en familia. 

Algunas ideas para empezar

No te pierdas estos datos y estas ideas que puedes usar para empezar a entender todo esto mejor:

  • Interesar al niño por medio de textos cortos, de fácil comprensión incitando al pequeño a su continuación dentro del proceso lector.
  • Poner un material ameno y adecuado a su mentalidad con el fin de que pueda trabajar a su gusto y con el mejor rendimiento posible.
  • No interferir en el proceso de aprendizaje, dejando que el niño siga su ritmo personal, no desanimarle ante un posible estancamiento en su aprendizaje.
  • No empezar los ejercicios propiamente de prelectura antes de los 4 años, que es cuando el niño tiene más estabilizado su comportamiento motor, a la vez que ya puede fijar sus ideas.

Los ejercicios de prelectura empiezan cuando comienza el desarrollo lingüístico: conversaciones, cuentos, recitaciones, etc.

Más tarde se empiezan ejercicios de prelectura recargando estos sobre la imaginación del niño, mediante ejercicios sobre:

  • Reconocimiento de objetos, dibujados en cartones que comparan entre sí, observando sus diferencias de forma, color, tamaño, etc.
  • Comparación de palabras, luego de frases, diferenciando sus características propias.
  • Tomar cartones que representen algún cuento conocido por los niños. A la vista de las imágenes repetirán la historia hasta hacer de ellas algo familiar.
  • Recortar letras que previamente se han dibujado, poniendo de un color diferente las vocales de las consonantes.
  • Jugar con rompecabezas, avanzando su dificultad.
  • Repartir cartones que tengan diferentes palabras, que buscar hasta sacar las que ellos consideren parecida a la palabra que se ha escrito.

Pautas para el desarrollo de la lectura

Después de esta breve introducción, vamos a ahondar un poquito más sobre este tema para que puedas ayudar a tus hijos a este aprendizaje de lectura, pero siempre respetando sus ritmos de aprendizaje y su evolución. 

En las escuelas se les acerca a los niños a la lectura a partir de los 4 años, pero realmente no están preparados ni tienen la madurez mental suficiente para poder leer. Es a partir de los 7 años cuando la madurez intelectual de los niños estará más preparada para poder comenzar con la lectura y por lo tanto, se podrá iniciar una prelectura de manera más eficaz para que los niños puedan desarrollar su capacidad de leer. 

Recuerda que, como ya te hemos mencionado varias veces, a los cuatro años los niños aún están dentro del pensamiento mágico y el juego simbólico, ¡y aquí deben seguir! Necesitan seguir en esta etapa para que su mente se desarrolle correctamente. 

Cuándo está preparado

Para que los niños puedan leer y que posteriormente la compresión lectora sea eficaz, necesitarás tener en cuenta los siguientes factores:

  • Fisiológicos
  • Psicológicos
  • Cognitivos 
  • Emocionales 
  • Ambientales 

Por este motivo, hay muchas escuelas alrededor del mundo y metodologías educativas que no piensan en que los niños comiencen a leer hasta que no tienen los 7 años cumplidos. Respetan su evolución y su madurez mental para que puedan ser niños.

¿Qué significa ser niños? Que sean capaces de explicar su entorno, de experimentar a través de los sentidos, de aprender valores de convivencia y para uno mismo, que sientan la gratificación, que aprendan de sus errores y sobre todo, que tengan una motivación intrínseca hacia el aprendizaje para que la lectura se convierta en algo maravilloso… en lugar de algo tedioso y aburrido. 

Prelectura: el desarrollo de la capacidad de leer 

La prelectura es lo que va antes de la lectura en sí mismo. Trata de decodificar las letras en las palabras para poder unirlas y así leerlas. Se necesita material adecuado y mucha motivación. 

Se pueden usar palabras que conocen, materiales reciclados… poner todas las letras y formar palabras que vayan acompañados de sus dibujos para que sean capaces de unir mentalmente la palabra con el concepto que define. 

La elección de las palabras la podéis hacer según vuestros gustos, intereses o esto de vida. Pueden ser palabras que tengan en cuenta las siguientes categorías: 

  • Afectivo. Pueden ser nombres de personas queridas, el nombre propio, “hermano”, “mamá”, “papá”, “abuelo”, “abuela”, “tío”, “tía”, etc. Cuanta mayor carga afectiva y emocional contenga esa palabra, mucho mejor. 
  • Cognitivo. Palabras diferentes del entorno, que tengan sílabas repetidas (algo sencillo de aprender), que repitan vocales o consonantes, etc. 

Es necesario tener en cuenta que la claridad de la percepción es fundamental para que los niños aprendan antes y mejor. Las letras grandes, gruesas, con diferentes materiales y colores llamativos son ideas geniales para trabajar en la prelectura. 

Las letras tienen que mostrar una caligrafía que se parezca a las letras que van a escribir en el futuro. Por lo que, las letras de imprenta no son una buena opción. La tipografía o fuente “Memima” es una buena opción, por ejemplo. 

Las palabras las podéis trabajar en momentos determinados o ir repartiéndolas por casa para que los niños vayan reconociendo las letras y palabras. Incluso podéis poner los carteles de las palabras por la casa y al mismo tiempo, tener una bonita caja con las palabras y las imágenes de cada palabra cerca para poder buscar palabra e imagen.

Por ejemplo, en el caso de los familiares, se pueden añadir fotografías reales para darle más peso emocional a la actividad.  Otra idea para trabajar la prelectura es que los niños dibujen las letras con las manos; con pintura, en el aire, etc. 

Artículo relacionado:
10 Juegos para aprender a leer

Ahora que ya sabes más ejercicios y tienes más conocimientos sobre cómo ayuda a tu hijo sobre la prelectura, no dudes en crear tus propias actividades para jugar en familia. Tus hijos estarán encantados de pasar tiempo de calidad a tu lado, y tú estarás encantado/a de ver cómo su mente aprende casi como por arte de magia. ¡Y es que su mente y su aprendizaje no tiene límites siempre que se les motiva correctamente y se les facilita los materiales divertidos necesarios! 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.