Prevención de la obesidad infantil: los ejes básicos

Obesidad Infantil

La obesidad en edad pediátrica ya es reconocida como una prioridad en las políticas de salud pública, por ello la Academia Americana de Pediatría ha emitido unos prácticos consejos para que las familias aprendan cómo ayudar a que los niños mantengan un peso saludable, mediante una alimentación equilibrada, pero también procurando el equilibrio energético.

Se considera que estas enfermedades (obesidad y sobre peso en la infancia) necesitan de intervenciones conjuntas, así que se orienta a pediatras y familias a introducir hábitos saludables en la vida diaria. A continuación voy a detallar las principies recomendaciones, que se han dado a conocer en el artículo ‘The Role of the Pediatrician in Primary Prevention of Obesity’ publicado en la revista Pediatrics.

Medidas para comer sano: más sencillas de lo que piensas

  • No abuses de bebidas azucaradas, bocadillos con demasiadas calorías, o de dulces.
  • Los alimentos sanos deben estar accesibles para los niños. Frutas y verduras, agua, frutos secos, etc. mejor que estén visibles en la alacena / nevera; así si los niños tienen el hábito de recurrir a ellos, les será fácil cogerlos.
  • Anima a los niños a tomar cinco (o más) porciones de frutas y verduras diariamente (una ensalada, dos piezas de fruta, unas judías salteadas, arroz con verduras, hay muchas formas de introducirlas en la dieta).
  • Obesidad infantil

  • Si vas a hacer una fiesta, y como excepción compras patatas fritas, refrescos, bollos, helados, caramelos,… procura no adquirirlos con mucha antelación para evitar tentaciones. Si sobra mucho y son de fácil conservación escóndelos o resérvalos para otra ocasión; no pasa nada si tiras por el desagüe media botella de bebida azucarada, son calorías vacías que a cambio acumulan mucho azúcar (y este se convierte en grasa posteriormente).
  • Reduce los comportamientos sedentarios: menos horas de pantallas, más salir a la calle, actividad física… no te resignes, es por la salud de tus hijos.
  • Los niños que duermen menos de 9 horas podrían tener tendencia al sobrepeso. Dormir bien aumenta el bienestar en general.

Es una responsabilidad compartida, tanto que, aunque los pediatras se esfuercen por explicarnos estas cosas, si no te lo propones no lo vas a conseguir. Cambia la tarde de televisión por la piscina o el parque, el domingo merodeando en el Centro Comercial por senderismo. Hay tiempo para todo, pero si no promovemos los buenos hábitos ahora, será difícil que los niños de hoy asuman el reto, y ¡peor aún! que interioricen estas buenas costumbres.


Categorías

Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *