Primer mes de embarazo: consultas médicas y cambios en tu vida

Primer mes de embarazo

Tener un buen embarazo y parto es la primera preocupación de cualquier futura mamá. Para tener más asegurada tu salud y la de tu futuro bebé, puedes comenzar con algunas consultas médicas desde el primer mes de embarazo e incluso antes, haciéndote un chequeo completo.

Normalmente una sola visita al médico es suficiente durante los tres primeros meses de embarazo, salvo en casos de especial preocupación. El primer análisis se hace entre las semanas 11 y 13 después del primer día de tu último periodo (que corresponde a las semanas 9 y 11 del desarrollo de tu bebé). Este análisis servirá para localizar al bebé y vigilar su vitalidad.

Además, esta primera consulta incluye un examen médico detallado, un examen clínico general y un examen pélvico. Tu médico anotará tu peso y tu presión arterial. Se te prescribirá un análisis de sangre que será analizado en laboratorio. Este análisis incluirá:

  • Tu grupo sanguíneo completo
  • Un conteo sanguíneo completo (tasa de hemoglobina y plaquetas, etc)
  • Una investigación de enfermedades infecciosas (rubeóla, toxoplasmosis, VIH, hepatitis B y C…)

En esta primera consulta se te informará sobre cuándo es la fecha probable de parto. Para ello, deberás recordar cuándo fue el primer día de tu última menstruación.

Cómo cambia tu día a día

En el primer mes de embarazo tu vida diaria no cambia demasiado, aunque sí debes tener algunas cosas en cuenta. Por ejemplo:

  • No debes tomar ningún medicamento sin permiso de tu médico debido a que el embrión es particularmente susceptible a los químicos.
  • Si te encuentras demasiado cansada o con náuseas tu médico podrá ayudarte recetándote algún medicamento adecuado para el embarazo.
  • Podrás comer igual que siempre, pero ten cuidado con las carnes poco hechas o las frutas y verduras mal lavadas si aún no eres inmune a la toxoplasmosis.
  • Evita el consumo de bebidas alcohólicas o tabaco.
  • A menos que se te indique lo contrario, puedes seguir manteniendo relaciones sexuales con normalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *