Primeros pasos en la lactancia materna

madre amamantando a su bebé

Si estás pensando en alimentar a tu bebé a través de la lactancia materna hay algunas cosas que debes aprender como primeros pasos esenciales para que todo empiece a marchar correctamente. La primera leche que te sale del pezón se llama calostro y es un líquido rico en vitaminas, proteínas y factores inmunológicos que ayudan a proteher a tu bebé.

El estómago de un recién nacido es muy pequeño y no puede contener una gran cantidad de leche, es por eso que la primera leche es muy concentrada para que quieran alimentarse a menudo al principio (cada dos horas). Al ser el estómago tan pequeño, es normal que si toma más cantidad de la que su estómago puede soportar vomite lo que le ha sobrado.

El primer día de un recién nacido su estómago únicamente tiene una capacidad de entre 5 y 7 ml, en el tercer día tiene una capacidad de entre 22 y 27 ml y cuando ya tiene el pequeño 10 días de vida es capaz de tener una capacidad de entre 60 y 81 ml.

Para ayudar a tu bebé a tener atención hacia la leche de tu pecho, tendrás que poner unas gotas de leche materna en tu pezón para ayudarle a que lo huela y así poder incitarle a que empiece a succionar para alimentarse. Cuando acabes de amamantar a tu bebé, te aconsejo que te saques unas gotas de leche y frotes tus pezones como si de una crema se tratara para ayudarte a prevenir la sequedad y el agrietamiento.

A medida que alimentes a tu bebé y si lo haces con frecuencia, podrás aumentar tu producción de leche, ya que tendrás leche según la demanda de tu bebé. Es por eso que cuanto más amamantes a tu bebé, más leches producirás y tendrás que darle alimento según demande tu pequeño.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *