Problemas comunes de los niños hasta 5 años: Las rabietas

nena enfadada

Los niños cuando empiezan a tener conciencia de sí mismos y a querer mostrar su identidad es más que probable que empiecen las rabietas, sobre todo cuando no tienen un buen uso del lenguaje pero comprenden mucho mejor de lo que hablan. Muchos padres piensan erróneamente que los niños sólo se quejan o tienen rabietas cuando no se salen con la suya, la realidad que lo que sienten es frustración por no poder expresar en palabras lo que les gustaría decirte.

No obstante, sí que es cierto que en algunas otras ocasiones estas frustraciones pueden ser por no obtener lo que quieren, ya que aún están en la etapa egocéntrica y no saben distinguir sus necesidades de las de los demás. Pero resulta muy importante que si le dices que no a alguna de sus demandas, si tiene una rabieta no cedas ante sus pretensiones porque entonces la siguiente vez la rabieta aún será mayor.

En lugar de ceder a los lloros y pataletas de tu hijo, deberás tener una conducta de disciplina consistente desde el cariño y el respeto, intentando comprender en todo momento sus emociones para que se sienta acompañado pero en ningún momento reforzado de forma negativa.

Recuerda que no es lo mismo una rabieta a los 4 años que a los 14. Por este motivo resulta tan importante detener las rabietas desde que son muy pequeños, porque sino utilizarán esta forma de control hacia los padres como algo asiduo, un hábito de por vida para tu hijo.

Es muy importante que establezcas límites para que tu hijo aprenda cuál es el comportamiento adecuado y sobre todo a que estarás a su lado con todo tu amor y cariño todo el tiempo, pero que con ese tipo de comportamiento no conseguirá lo que quiere. En ocasiones es buena idea darles a elegir alternativas para que te muestren su identidad pero al mismo tiempo estás guiándoles en el camino.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *