Problemas con la Alimentación

Alimentación

Como uno de los problemas de todos los días desde que nace nuestro bebé, las madres están muy obsesionadas con las comidas de su hijo/a, son muy sensibles a ellas ya que piensan que pueden ver frustrada sus esperanzas de verlo crecer  como es debido, porque no come lo suficiente.

El niño que no quiere comer, especialmente en la edad de los cinco primeros años de su vida, preocupa gravemente a su familia y al pediatra que lo atiende normalmente. Suele tratarse desde luego de niños sanos en los que el medico no encuentra ningún tipo de enfermedad y cuyo aparato digestivo esta en perfecto estado, por ello os vamos a dar algunas pautas para evitar este tipo de problemas. 

Señalemos en primer lugar que muchas madres pretenden saber cuanto debe comer su hijo, y aveces le imponen la ingestión de una cantidad de alimento que es, en realidad, superior a sus necesidades.

Alimentación infantil

El niño obligado a comer más de lo que su apetito pide, reacciona disgustado y rechaza aquellos alimentos que la madre juzga normales pero que para el son demasiado abundantes. Es recomendable que, en cambio, cada niño coma cuanto quiera, y pronto se observará que la manifestación de rechazo irá desapareciendo.Los trastornos de la alimentación pueden aparecer desde el comienzo de la lactancia, o bien más tarde, tras un periodo mas o menos prolongado durante el cual el niño/a siempre ha comido con regular apetito.

El recién nacido, casi desde su llegada al mundo, toma la leche materna en cantidad inferior a la indicada por el pediatra, se muestra lento y parece cansarse enseguida del pecho. La madre, preocupada por el hecho de que el bebé no coma lo suficiente, adopta involuntariamente una tensión en su gesto y su actitud. Desesperada lo mantiene un mayor tiempo dándole el pecho, con la esperanza de que quiera ingerir unos gramos mas de leche. Los bebés perciben el estado de ánimo de la madre y por ello reaccionan en consecuencia con una sensibilidad finísima.

A través de las sensaciones que le llegan a través del contacto físico con la madre, cuando lo cambia, lo toma en brazos o por el tono de su voz, se da cuenta de su disposición emotiva y nota cuando algo no marcha como es debido y come aun menos. Se crea entonces un circulo viciosa que es muy difícil de interrumpir, y a menudo las madres, desesperadas adoptan la lactancia artificial. En definitiva bastaría con no insistir demasiado para que el niño comiese mas, y aceptar con serenidad las dificultades iniciales de la alimentación, para verlas desaparecer poco a poco a medida que el niño/a crece.

Más información- Alimentación del bebé


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *