Problemas con los niños tercos: soluciones

enfado

Cuando se es padre o madre de un niño terco es posible que los padres se encuentren con actitudes obstinadas la mayor parte del tiempo. Ese es así y no tiene que ser algo malo ni mucho menos, siempre y cuando se sepan solucionar los problemas con los niños tercos.

Estos son algunos problemas comunes que los padres probablemente enfrentarán al tratar con un niño terco… No pierdas detalle.

Enseñar a ir al baño a  niños tercos

El proceso para ir al baño es difícil, pero cuando se trata de un niño obstinado, puede convertirse en un problema. Puedes enseñarle a tu hijo terco a ir al baño de tres años de la siguiente manera:

  • Hablando de eso.
  • Explicándole cómo se hace.
  • Haciéndolo divertido
  • Sin regañar

Recuerda que un niño terco puede tardar más en aprender a usar el baño que uno obediente. Debes ser paciente y trabajar con tu hijo para ayudarlo a alcanzar la meta, en lugar de empujarlo hacia ella.

¿Cómo hacer que un niño terco coma?

Los niños tienden a ser muy quisquillosos con la comida. Dicho esto, no siempre puedes alimentar a tu hijo con lo que quieres. La mejor manera de asegurarse de que tus hijos tercos obtengan lo que es bueno para ellos es hacer que la hora de la comida o cena sea divertida.

  • Utiliza formas creativas de presentar comida a tus pequeños.
  • Involucrarlos en la mesa del comedor (pedirles que pongan la mesa, sirvan, etc.)
  • Anímalos a probar la comida (solo un bocado) antes de rechazarla. Sírveles porciones pequeñas de todo y déjalos elegir.
  • Recompénselos con un postre o golosina si terminan su comida.

¿Cómo castigar a un niño terco?

Los niños necesitan reglas y disciplina. Tu hijo debe saber que habrá consecuencias buenas o malas por sus acciones. Tienes que asegurarte de que sean plenamente conscientes de las consecuencias de romper las reglas. Las consecuencias deben ser inmediatas, especialmente cuando se trata de niños para que puedan relacionar sus acciones con el resultado.

Los descansos, la reducción del tiempo de juego o de la televisión y la asignación de pequeñas tareas pueden ser algunas formas de disciplinar al niño. También puedes ser creativo con las consecuencias, según el problema. Recuerda que la idea no es castigar al niño sino hacer que se dé cuenta de que su comportamiento es incorrecto.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.