Problemas de pareja a raíz del nacimiento

La llegada de un bebé implica una etapa de muchos cambios a los que hay que adaptarse. El pequeño reclama toda nuestra atención y las necesidades de los padres se quedan en segundo plano. Los problemas de pareja a raíz del nacimiento es algo que afecta a parejas que antes parecían a prueba de bombas.

Lo que puede funcionar como una pareja no tiene porque hacerlo cuando se es padre. Los niños son una fuente de discusión: hay más decisiones importantes que tomar, más gastos, menos intimidad, más cansancio… y es muy complicado (o más bien imposible) estar de acuerdo en todo. Todo esto crea muchas fricciones en la pareja.

Problemas de pareja a raíz el nacimiento: como afecta a cada uno

Dejar de ser dos para ser tres. ¡La cosa cambia mucho!  Hay que adaptarse a la situación y reformular la relación de pareja.

Las mamás están agotadas por el parto y las exigencias del bebé. No hay tiempo para organizarse, todo se va haciendo sobre la marcha. El sueño, cansancio acumulado y la revolución de horarios tampoco ayuda. Muchas madres confiesan que se tiene sobrepasadas y poco acompañadas en este cambio por sus parejas.

Contemplan con envidia como sus compañeros pueden hacer una vida más “normal”: pueden dormir, tener vida social, ir al gimnasio,…mientras ellas dedican sus noches y sus días a su hijo. Muchas mujeres confiesan que se sienten solas, extenuadas y decepcionadas.

Los papás por su lado se sienten abandonados tras el parto, mientras que todo el cariño y atención de la mujer es para el hijo. Se sienten incomprendidos y rechazados. Muy pocos hombres confesarán que sienten celos de sus hijos, pero la realidad es la que es. La vida sexual, afectiva y de pareja pasan a segundo plano. Se sienten excluidos del nuevo equipo madre-hijo.

La mejor base es la comunicación

Hombres y mujeres parece que hablemos idiomas distintos. Siempre pensamos que nosotros nos enfadamos o discutimos porque el otro tiene la culpa, como una reacción más que como un detonante. Saltamos a la primera, exigimos y no escuchamos. Tres ingredientes infalibles para crear una tensión que se puede masticar.

Los problemas de comunicación aumentan con la llegada del primer hijo. Los problemas de pareja crecen a raíz del nacimiento del primer hijo. Con este cambio tan importante, la comunicación se resiente. Cada miembro de la pareja ve lo que hace él/ella y se lo recrimina al otro, se lo echa en cara. De deja de trabajar en equipo para parecer rivales.

Consejos para mejorar la relación de pareja

  • Todo pasa: Lo más importante es darse cuenta que los primeros meses de la llegada de un hijo son extenuantes y desafiantes, pero pasarán. El bebé va durmiendo más mes a mes, la madre se siente más recuperada, los horarios se vuelven más normales…
  • Reparto de tareas: no me gusta decir que los padres tienen que ayudar. Ayudar es “hacer algo de manera desinteresada para otra persona por aliviarle el trabajo”. Las labores del hogar y el cuidado de los hijos es una cosa de dos, se deben compartir. Además tiene beneficios tanto a nivel pareja como individual, ya que crea que el hombre se sienta más involucrado e integrado, y la mujer no se siente tan abrumada y sola con tantas obligaciones.
  • Apoyo: sentirse apoyado y arropado puede hacer cambiar mucho las cosas.  Hay que volver a trabajar en equipo, como uno. Para conseguirlo lo ideal es valorar lo que hace el otro, hablar primero de las cosas en las que sí estamos de acuerdo para crear un clima cooperativo, llegar a acuerdos
  • El orgullo no engorda: en un distanciamiento tras una discusión siempre hay una guerra fría de quien será el primero en torcer el brazo. Tragarse el orgullo no engorda, sin acercamiento no hay entendimiento. No significa que le estés dando la razón, ni que tú no la tengas. Significa que quieres hacer las pacer, y llegar a un punto de encuentro. Eso nunca es malo.
  • Momentos en pareja: Lo ideal es una vez pasado los meses más complicados, dedicar una noche al mes para la pareja. Podéis aprovechar para ir al cine, cenar tranquilos, miraros a los ojos, charlas sobre temas que no sean los niños, despertar la pasión… momentos en pareja tan necesarios para volver a sentirse dos.

Consejos de las cosas que hay que evitar

  • Nada de reproches: Cuando te centras en exigencias, reproches y desaires es muy difícil comunicar y que te escuchen. Busca un momento de calma, no habléis en caliente. Siempre intentando no herir sensibilidades y ser respetuosos, exponiendo vuestras cuestiones para encontrar una solución. No saques temas pasados ni problema son resueltos. Céntrate en el presente en postura conciliadora. Nada de “tú siempre…” o “tú nunca…”.
  • La gente no es adivina: si quieres algo no esperes a que el otro te lea la mente. Esto solo crea más crispación y enfado. Si necesitas algo lo mejor es pedirlo.
  • Lo que yo hago siempre está bien: en lo que a hijos se refiere parece que todos somos unos expertos e infravaloramos la opinión del otro. Evita valoraciones negativas tipo “no tienes ni idea”. Esto genera  rechazo y distanciamiento. Ante situaciones nuevas es normal encontrarnos con puntos de vista completamente contrarios. Lo ideal es hablar, argumentar, respetar la opinión del otro y valorarla. Algunas veces tendréis que ceder y otras ganaréis. Hablando se entiende la gente.

Por que recuerda… cada etapa de la vida es maravillosa, pero es eso. Una etapa.


Categorías

Consejos

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.