Pros y contras de quedarse en casa al cuidado de los hijos

Cuidado de los hijos

Quedarse en casa al cuidado de los hijos, es una decisión muy importante y nada fácil de asumir. Pero en muchos casos, que uno de los progenitores se quede en casa con los niños es la única opción. Ser madre o padre es algo maravilloso que te cambia la vida para siempre, en todos los sentidos. Los niños requieren de atención constante, porque la crianza y el cuidado es un trabajo a jornada completa.

Un trabajo poco valorado en muchas ocasiones, ya que, las personas que deciden quedarse en casa al cuidado de los hijos, realizan un sinfín de tareas cada día. Son muchas las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de tomar semejante decisión, no solo el aspecto económico. Porque la persona que se queda en casa, generalmente tiene que renunciar a la vida profesional, al menos, temporalmente.

Aspectos a favor de quedarse en casa al cuidado de los hijos

El aspecto a favor más importante, sin duda es que tus hijos recibirán una educación basada en los valores familiares. Tanto si es la madre como el padre el que se queda en casa, el estilo de crianza, la educación y todos los aspectos relacionados con el cuidado de los hijos, será una extensión de lo que son los propios padres. Cuando tienes que dejar a tus hijos al cuidado de otras personas, es mucho más complicado hacer que coincidan todos esos aspectos personales.

Además, podrás ver crecer a tus hijos y estarás junto a ellos en cada uno de sus avances. No tendrás que delegar en otras personas, ni confiar en que todo se haga tal y como tú quieres. Podrás asegurarte de que tus niños se habitúan a las rutinas, que aprenden a comer de la forma que tú quieres que lo hagan. Sin tener que preocuparte porque no se terminen la comida o porque no se coman esas verduras que para ti son fundamentales.

En definitiva, quedarte en casa con tus hijos te permitirá involucrarte en su cuidado al cien por ciento. Sin embargo, no todo será de color de rosa en ese camino. Dejar de trabajar fuera de casa puede estar bien durante un tiempo, pero puede que extrañes el relacionarte con otros adultos fuera del ámbito familiar. Además, la independencia económica que te da tener tu propio trabajo y tu propio sueldo, queda relegado al renunciar a la vida laboral.

Los contras a tener en cuenta

La persona que se queda en casa al cuidado de los hijos, es la que tiene que renunciar o aparcar la vida profesional. Aunque en algunos casos, es posible realizar pequeños trabajos eventuales que aporten una ayuda a la economía familiar, lo normal es que el progenitor que se queda en casa deje de trabajar. Además del aspecto económico, dejar el trabajo fuera de casa supone otro tipo de inconvenientes.

Sin darte cuenta, pueden pasar demasiados años antes de que puedas volver a incorporarte al trabajo, lo que supone un problema en muchas empresas. Tendrás que mantenerte siempre activo dentro de las posibilidades, reciclarte para no quedarte atrás y asumir que quizá, un día tengas que buscar otro tipo de trabajo muy diferente al que tenías antes de dejarlo todo por cuidar de tus hijos.

Una decisión tomada en familia

En cualquier caso, es fundamental que a la hora de tomar la decisión, se valoren todos los aspectos positivos y negativos. Tanto para la persona que decide quedarse en casa, como para el que sale cada día a trabajar. Además del cuidado de los hijos, existen otras muchas obligaciones que deben ser compartidas, porque cuidar de los hijos no debe añadir por obligación el resto de tareas domésticas.

Cuando esto ocurre, el que se queda en casa se siente infravalorado, el trabajo a realizar es interminable y pueden surgir muchos problemas en la pareja. Procura mantener una comunicación fluida con tu pareja, de esta forma, siempre podréis adaptaros a las necesidades de vuestra familia. Ya que en definitiva, quedarse en casa al cuidado de los hijos es un acto de amor que se realiza por el bienestar de toda la familia.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.