Psicólogo infantil: ¿cuándo buscar su ayuda?

psicólogo infantil

Cada padre y madre educa lo mejor posible a sus hijos. Pero sucede que ni todos los niños son iguales, lo que sirvió con el primero o la primera, puede que no sirva con el siguiente y además los contextos cambian. Hay veces que se detectan situaciones difíciles durante la infancia de los/las niñas y se sienten desbordados. Es el momento de pedir ayuda y solicitar la colaboración de un especialista como es el psicólogo infantil.

Lo primero que tenéis que quitaros de la cabeza, tanto tu pareja como tú, es que si acudís a un psicólogo es que habéis fracasado. Muy al contrario consultar, y recibir la ayuda de un especialista significa un grado de madurez.

¿Cuándo debo ir con mi hijo a un psicólogo infantil?

psicólogo infantil

Si tienes dudas sobre llevar o no a tu hijo a un psicólogo infantil lo mejor es llevarlo. Será el especialista quien lo explore y evalúe al niño. Además puedes pedir la opinión de quienes tratan al niño a diario y en otro contexto que no sea la familia. Ellos que conocen a otros niños de su edad, y al vuestro podrán decirte si ha notado cambios, si lo ven extraño o si está en su nivel de desarrollo.

Ten presente que el desarrollo infantil está lleno de altibajos. Con la misma rapidez que un niño hace gala de sus avances también retrocede. Estos parones suelen venir provocados por los conflictos que les rodean. A veces más que acudir a un psicólogo infantil, la solución pasa por adoptar terapia de pareja o acudir a terapia familiar.

No todos los conflictos acaban en la consulta de un psicólogo. Es natural que los niños sufran problemas ocasionales para dormir, lloren sin motivo aparente, discutan con sus hermanos o tengan arrebatos de ira. Estas reacciones suelen ser de cortas en el tiempo, y no interfieren en su desarrollo. Si no es así, entonces sí tendremos que llevar a nuestro hijo, hija, al psicólogo. Un consejo importante, si vas a llevar a tu hijo al psicólogo explícale a dónde va. Actúa con normalidad, dile que va a ver a un profesional que le ayudará a él y a todos a que las relaciones de la familia mejoren.

Situaciones por las que sí debemos ir al psicólogo infantil

Te explicamos cuáles son los cambios más frecuentes en los niños que indican que es necesaria la intervención de un psicólogo infantil. Por ejemplo, manifiesta en ocasiones un comportamiento que no está acorde a su edad. Tipo comportamientos regresivos, como pataletas o rabietas como si fuera un bebé, y ya tiene 6 años. Estos comportamientos suelen significar que el niño retrocede psicológicamente a la etapa en la que se siente más cómodo para evadir su realidad actual.

Otro caso, es cuando el niño se muestra agresivo, iracundo y lleno de rabia de manera constante y sin razón aparente. Puede que tenga muchas emociones negativas reprimidas dentro del menor, y no sabe cómo gestionarlas. Hay niños que pasan de ser felices y tranquilos, a cambios bruscos de actitud. Nos está pidiendo a gritos ayuda, puede que haya algún problema en la escuela, y es el psicólogo infantil quien se la aportará.

Cuando el niño manifiesta en exceso momentos de intranquilidad y distracción, podría ser un caso de déficit de atención. Esta conducta afecta el aprendizaje y produce retraso escolar, por lo que es muy recomendable acudir al especialista.

Si tu hijo o hija se enferma constantemente sin una razón física demostrable, es el momento de llevarlo al psicólogo infantil. Esto significa que están somatizando emociones del ritmo de vida o las situaciones de su entorno.

Los problemas en las escuela son una señal clave de que algo no anda bien. Mantén una comunicación fluida con los profesores y educadores, puede que el niño esté golpeando a sus compañeros, muestre ataques de pánico, realice dibujos fuera de lo común, llora, aislamiento del grupo…

Hay una edad para todo. Como hemos dicho al principio, si un niño muestra una regresión mantenida en el tiempo necesita ayuda, pero también puede ocurrir que mantenga conductas que ya no le son propias de su edad, como seguir teniendo miedo a dormir solo a los 12 años. Es probable que estemos ante un niño con problemas de autoconfianza, falta de autonomía y mucha dependencia.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.