Pubertad retrasada: cuando el ‘estirón’ puberal llega más tarde

Pubertad Retrasada

¿Os acordáis de cuándo os hablábamos sobre la pubertad precoz, y sus tipos? Pues hoy me he propuesto introducir el tema del retraso puberal que se puede presentar tanto en chicos como en chicas.

Se considera que cuando los varones no han iniciado el aumento del volumen testicular a los 14; y en las chicas no ha comenzado el desarrollo del botón mamario a los 13, se está produciendo tal situación; aunque también hablamos de retraso puberal (pubertad tardía) si el desarrollo es lento, y en el tiempo considerado normal no se alcanza el estadio final (la norma es que debería estar acabado el proceso cinco años después de empezar).

Se sabe que es secundaria a una secreción insuficiente de esteroides gonadales, que a la vez ocasiona disminución de gonadotropinas. Claro que todo esto podría tener unas causas definidas de las que hablo más abajo.

Cualquier madre o padre que sospeche de retraso puberal, debería acudir al pediatra para que se realice la recogida de datos clínicos y pruebas complementarias de desarrollo óseo, hormonales,… ; e incluso estudios genéticos. Algunas fuentes apuntan que la causa más frecuente podría ser el retraso constitucional del crecimiento y desarrollo (edad de maduración ósea retrasada respecto de la edad biológica). También puede deberse a algún déficit hormonal, problemas en el sistema nervioso central, o fallos en la hipófisis; e incluso a síndromes congénitos o enfermedades que afectan a los órganos sexuales.

Además de los indicadores que he mencionado en el primer párrafo, cabe mencionar que estos niños y niñas, podrían tener talla y peso inferiores a sus ‘iguales’: es decir, en los demás se aprecia el estirón, mientras ellos parecen estar rezagados.

¿Cómo actuar?

Según lo que he mencionado más arriba, como papás / mamás, deberíamos acudir al pediatra ante los indicios de pubertad retrasada. El profesional de la salud al que acudamos, es el encargado de elaborar la Historia Clínica, exploración física y neurológica. También se investigan posibles antecedentes y se practican pruebas de determinación como la conocida radiografía de la mano y analíticas que mida hormonas y descarte enfermedades crónicas.

En el caso de que exista un retraso constitucional (la causa más común), es solo cuestión de tiempo, mientras se produce ‘el estirón’ se realizarán controles periódicos. Cuando se trata de otras causas (40 % de los casos en chicos / 60 % de casos en chicas), puede ser necesaria la intervención de especialistas de los sistemas digestivos, endocrinos, u otros; es posible que implique administración de hormonas, o tratamiento de la enfermedad subyacente.


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *