Puede que lo practiques sin saber su nombre: te hablo del ‘breastsleeping’

Breastsleeping

Un trabajo de Acta Paediatrica publicado en Wiley Online Library, reivindica la utilización del término ‘breastsleeping’, en lugar de estar debatiendo sobre el sueño infantil (en bebés) o sobre la lactancia materna. De hecho esto no hace más que poner en palabras la necesidad de madres y bebés de estar juntos por las noches; y además resalta los beneficios del contacto sostenido.

El artículo se llama ’There is no such thing as infant sleep, there is no such thing as breastfeeding, there is only breastsleeping’. Más claro imposible: todo lo otro es alejarnos de nuestra naturaleza, desoír los instintos, y perjudicar a los niños. Entre los millones de madres que cada noche meten en la cama a sus bebés, hay muchísimas a las que les importa bien poco que su ‘breastsleeping’ sea o no reconocido, sea o no reivindicado; pero mira por dónde, la publicación consigue destacar las ventajas de esta combinación.

Los autores son Mc Kenna y Gettler, y acuñan el término, aclarando que los factores de riesgo conocidos en la práctica del colecho (mejor: ‘breastsleeping’) deben ser eliminados; de ellos hablamos aquí. Según he leído, son 25 años de investigación, los que muestran que – sin lugar a dudas – el contacto inmediato / sostenido es básico para establecer no sólo la lactancia, sino a fin de desarrollar el apego neonatal y el crecimiento del cerebro.

Breastsleeping: o dormir juntos sin interrupciones

Nada está inventado, pero los estilos de crianza modernos, se establecen en muchos hogares (y muchas veces sin que seamos conscientes), creando inseguridad más que confianza, en las madres recientes. Digo nada está inventado, porque frente a esos años de investigación en los que se basa la publicación, y parafraseando a Ibone Olza en este maravilloso post, el ‘breastsleeping’ en realidad es resultado de miles de años de evolución, sin interrupciones como cunas, chupetes o biberones.

Nada tan fácil y nada tan natural para conseguir múltiples beneficios, como que la madre y el bebé duerman sobre la misma superficie: amamantando la primera, nutriéndose el segundo… a demanda. Pero ¡cuidado! porque esa superficie no debería nunca ser un sofá, lo contamos en el segundo enlace

Cuando aún no has colechado (‘teta colecheado’), te dicen que las madres que así lo hacen, desarrollan percepción sobre la presencia del bebé a su lado, incluso mientras duermen. Esto es así: te despiertas en la misma posición en la que te acuestas, e incluso cuando notas la succión sigues sin moverte.

McKenna y Gettler aseguran que compartir la cama (repito: sin factores de riesgo como que la madre se haya drogado, que se utilicen pesados edredones…) , NO es un factor significativo para el SID / SMSL (síndrome de muerte súbita).

Ahora ya lo sabes: no te tienes que justificar, pero si alguien quiere saber cómo duermes, cómo duermes al bebé, si lo amamantas de noche, y todas esas cuestiones que sólo os importan a vosotros, les puedes contestar que tu fórmula es el ‘breastsleeping’. Que traducido para el quiera entenderlo es: el peque duerme, yo también, él además mama cuando quiere, y todos felices.

Imagen — sundaykofax


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *