¿Puedo bañar al bebé después de comer?

Baño bebé

¿Puedo bañar al bebé después de comer? ¿O mejor hacerlo un rato más tarde y cuando ya haya digerido la comida? Este es un interrogante que muchos padres primerizos se hacen así es que es oportuno saber un poco más acerca del mejor momento para bañar al peque y así evitar errores.

El ritual del baño es una costumbre muy bonita que además de estrechar los vínculos entre padres e hijos, ayuda a que los peques se serenen y disfruten de la experiencia del agua. En algunos casos, los baños son a la mañana mientras que otras familias prefieren hacerlo a última hora de la noche para favorecer el sueño nocturno. Esto dependerá de las rutinas y costumbres personales. De lo que aquí nos ocuparemos es de la relación entre el momento del baño y la alimentación.

El baño y la comida del bebé

¿Es malo bañar al bebé después de comer? Quizás lo más importante para dar respuesta a este interrogante sea considerar el paréntesis de tiempo que implica el «después». No es lo mismo inmediatamente después de comer, que luego de pasada una media hora. Pues 30 minutos pueden marcar una gran diferencia en la digestión de un peque.

Antes que nada, hay que saber que el momento de bañar al bebé es un momento muy especial que vale la pena disfrutar. Pero para disfrutarlo hay que estar seguros de lo que hacemos cómo padres. Hemos crecido con la idea de que bañarse o meterse al agua inmediatamente después de comer corta la digestión. Es una creencia instalada en la sociedad aún cuando hoy se ha comprobado que nada tiene que ver el agua con la digestión.

¿Puedo bañar al bebé después de comer?

Si queréis bañar al bebé, podéis hacerlo en el momento que querías. Antes o después de cenar, más temprano o más tarde, a la hora de la siesta o apenas se despierta por la mañana, luego de tomar la teta o apenas se despierta de la siesta. No hay digestión que sea interrumpida por el contacto con el agua pues aquí la cuestión no es la digestión.

¿Entonces se puede bañar al bebé después de comer? Lo único que hay que saber es que lo importante no es el tiempo transcurrido entre la hora de la comida y el baño sino en la diferencia de temperatura que puede existir entre el agua y el medio ambiente. Lejos de lo que se creía cuando niños, una diferencia de temperatura importante puede producir la llamada hidrocución, es decir la pérdida de conocimiento por un cambio brusco de temperatura.

Controlar el agua del baño

Esto es muy peligroso y por eso es importante controlar la temperatura del agua, en contraste con la del cuerpo del bebé. No importa si el bebé ha comido recién o hace un rato, un cambio fuerte de temperatura entre el agua y el bebé puede provocar el problema. Por eso, es muy importante contar con un termómetro de agua para poder medir la temperatura del agua del baño del bebé. No sólo será muy útil para evitar la hidrocusión sino también para que el agua esté demasiado caliente y pueda quemar la frágil piel del bebé o bien demasiado fría y el niño se resfríe.

Baño bebé

Si bien la digestión no está en relación al baño de manera estricta, si el niño ha comido mucho, se recomienda esperar un rato antes de bañar al bebé pues una comida muy abundante puede favorecer la hidrocusión. Lo mismo el sumergir demasiado rápido al bebé en el agua.

El momento del baño del bebé es una rutina muy importante en la vida de un niño, tanto por razones vinculares y emocionales como por el cuidado que hay que tener. Es vital el prestar atención a todo aquéllo que pueda afectar al bebé. Es importante cuidar la temperatura del agua y lograr una atmósfera calma, manipular al bebé despacio y ofrecerle una experiencia suave en la que pueda distenderse.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.