Qué es el bullying y cómo afecta a los niños

Bullying en niños

Hace muchos años un niño podía sufrir acoso por parte de sus compañeros de escuela y nadie levantaba la voz. Era un secreto a voces muy bien guardado por docentes y autoridades. Por fortuna, esto es historia antigua. La denuncia frente al bullying es parte de la vida escolar actual y las escuelas e instituciones trabajan fuertemente para poner en foco esta problemática histórica.

¿Qué es el bullying? Si bien muchos de nosotros sabemos de qué se trata en líneas generales, el término «bullying» hace referencia a un comportamiento violento e intimidatorio que se ejerce sobre un niño o adolescente durante su etapa escolar. Es decir, tiene parámetros precisos y límites claros. Por esta razón es que es importante sabér bien de qué hablamos cuando hablamos de bullying.

Bullying, una problemática de siempre

El bullying o acoso escolar sucede siempre en ámbitos educativos. Puede darse de varias formas: de manera verbal, física o psicológica entre niños y adolescentes durante la etapa escolar.

Más allá de las diferencias puntuales en el comportamiento, en todos los casos se repiten las mismas características por parte del acosador. Los principales comportamientos del bullying son: la repetición de la práctica durante un período específico, puede ser realizado por una sola persona o en grupo y el agresor se sitúa en superioridad de condiciones frente a la víctima, generando temor y sumisión en el acosado. Los comportamientos pueden ir desde amenazas verbales a insultos, trampas, apodos, juegos sucios hasta las agresiones físicas.

¿Qué es el bullying entonces? Nada menos que una conducta agresiva de un niño, adolescente o grupo hacia otro. Son frecuentes los maltratos con la intención de agredir a la víctima, buscando empequeñecerla, humillarla y alterando su normal desarrollo escolar. La palabra misma lo dice: viene del inglés y significa «intimidar».

Víctimas del bullying

¿Quiénes son el blanco frecuente? ¿Cuáles son las víctimas del bullying? Si bien hay excepciones, por lo general se trata de niños más bien sumisos o con falta de carácter que no se animarán a enfrentar al acosador. Incluso en muchos casos optarán por mantener el silencio frente a los pares y adultos. ¿La razón del silencio? El miedo a las posible represalias.

Bullying en niños

A esto se le suma que es común que el o los agresores cometan sus actos de forma solapada o en momentos y lugares donde no pueden ser vistos. Hoy día, además hay que considerar a los dispositivos electrónicos como el epicentro del bullying actual. Gran parte de las agresiones hoy son vía el móvil o las redes sociales. Los resultados son nefastos para los agredidos dado que los ataques no sólo son personales sino que también se vuelven públicos para toda la comunidad escolar interconectada.

Artículo relacionado:
Niños con TDAH y bullying: ¿agresores o agredidos?

Otra de las características del bullying es que es un comportamiento que tiende a ser creciente. ¿Qué significa esto? Que lo que en un comienzo pueden ser burlas, luego pueden transformarse en insultos, exposiciones públicas o agresiones físicas. Las consecuencias del bullying son el miedo y posibles daños psicológicos en el niño o adolescente afectado. Hay niños que se niegan a asistir a la escuela y otros que modifican su personalidad y sus acciones.

Cómo combatir el bullying

Más allá de la forma, siempre que hablamos de bullying, es claro que hay un abuso de poder de un individuo hacia el otro, actos de humillación, crueldad y otro tipo de agresiones, Es importante que la comunidad escolar esté atenta lo que sucede intramuros para así intervenir en caso de ser necesario. Por otro lado, las familias también deben estar atentas ante posibles cambios de conducta de sus hijos, modificaciones en sus rutinas escolares, un descenso del nivel académico o cualquier otro cambio de actitud.

Por último, es importante saber que el bullying hace referencia sólo al acoso que sucede en la escuela, no así a las agresiones o acoso producidas en otros ámbitos sociales como el trabajo o en espacios públicos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.