Qué es el cigoto

óvulo y espermatozoide

Un cigoto es la unión de un óvulo y de un espermatozoide. También se le conoce como óvulo fecundado. El cigoto comienza como una única célula pero se divide rápidamente en los días posteriores a la fecundación. La célula única del cigoto contiene los 46 cromosomas necesarios, obteniendo 23 del esperma y 23 del óvulo.

La fase de cigoto es breve y dura aproximadamente cuatro días. Alrededor del quinto día, la masa de células se conoce como blastocisto. El embrión se desarrolla a partir de este blastocisto.

¿Cómo se forman los cigotos?

Para que dos personas se reproduzcan, solo es necesario que un único espermatozoide penetre en la superficie exterior de un óvulo durante la fecundación. Durante un ciclo reproductivo saludable, se libera un solo óvulo desde el folículo hacia la trompa de Falopio en el momento de la ovulación. Si hay espermatozoides presentes, miles intentarán penetrar este único óvulo. Cuando un espermatozoide atraviese la superficie exterior, se forma un cigoto. Los cambios químicos en la superficie del óvulo evitan que otros espermatozoides puedan penetrarlo de nuevo.

La fecundación médicamente asistida también es posible, y, de hecho, es cada vez más común. La inseminación intrauterina y la fecundación in vitro son las dos técnicas de reproducción asistida más utilizadas. Durante la inseminación intrauterina, el semen se inserta en el útero mediante un catéter y la fertilización se lleva a cabo dentro del cuerpo. Con la fecundación in vitro, los óvulos se extraen de los ovarios y se fertilizan en un laboratorio. Después, el blastocisto se implanta en el útero.

Del cigoto al embrión

fecundación in vitro fiv

Los cigotos se dividen mediante un proceso conocido como mitosis, en el que cada célula se duplica. Esta etapa de dos semanas se conoce como período germinal del desarrollo y abarca desde la fecundación hasta la implantación del blastocisto en el útero. El espermatozoide contiene información genética paterna, mientras que el óvulo contiene información genética materna. Debido a que cada célula contiene la mitad del material genético, cada célula se conoce como célula haploide. Cuando estas dos células haploides se unen, forman una sola célula diploide que contiene todos los cromosomas necesarios.

El cigoto luego viaja por la trompa de Falopio hasta el útero. A medida que viaja, sus células se dividen rápidamente y se convierte en un blastocisto. Una vez en el útero, el blastocisto debe implantarse en el revestimiento para obtener el alimento que necesita para crecer y sobrevivir. El período embrionario de desarrollo dura desde dos semanas después de la concepción hasta la octava semana, tiempo durante el cual el organismo se conoce como embrión. En la novena semana después de la concepción, comienza el período fetal. Desde este punto hasta el nacimiento, el organismo se conoce como feto.

La primera etapa es delicada

imagen de un feto

No todos los cigotos llegan a la siguiente etapa del desarrollo prenatal. Un gran porcentaje de todas las concepciones que ocurren de manera natural fallan antes o en el momento de la implantación. Los investigadores sospechan que estas pérdidas están relacionadas con anomalías. En los casos de aborto espontáneo recurrente, la culpa suele ser una anomalía cromosómica de los padres. En el caso de estos abortos espontáneos muy tempranos, es posible que una mujer no se dé cuenta de que se ha producido la fecundación porque puede experimentar un sangrado similar a su período menstrual.

La inseminación intrauterina y la fecundación in vitro también pueden fallar. Los estudios han relacionado los parámetros deficientes del semen con el fracaso de la inseminación intrauterina. Los óvulos de mala calidad y las deficiencias hormonales son otras razones conocidas del fracaso de este método reproductivo. Las tasas de éxito de la fecundación in vitro varían según la edad. La fecundación in vitro tiene mayor probabilidad de éxito en padres menores de 35 años. Los factores que pueden influir en el éxito o el fracaso de la fecundación in vitro son la edad de los padres, embarazos anteriores y pérdidas, la viabilidad de los óvulos y la causa subyacente de la infertilidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.