¿Qué es el labio leporino?

Labio leporino

El labio leporino (también conocido como labio hendido) aparece entre el segundo y tercer mes de gestación. Se trata de una anomalía en la que el labio superior presenta una hendidura abierta debido a una fusión incompleta.

Esta anomalía se presenta en uno de cada 750 recién nacidos. Suele ocurrirle a aquellos que tienen predisposición genética a padecerla y que además han tenido otros factores que, combinados, dieron lugar al labio hendido. Estos factores externos pueden ser una mala alimentación por parte de la madre,  o el consumo de alcohol o tabaco durante el embarazo.

Otra malformación relacionada es el paladar hendido, que está presente en el 50% de los niños que padecen del labio leporino. En este caso la hendidura está extendida desde el paladar superior hasta la cavidad nasal, llegando incluso hasta el paladar blando (la campanilla).

Estas anomalías no van acompañadas de ningún trastorno en el desarrollo mental del bebé, sin embargo, es necesario que, a partir de los 3 meses, se sometan a cirugía con el fin de corregirles lo mejor posible. Esta corrección puede hacerse en la adolescencia e incluso en la edad adulta, pero, como cualquier otro problema en la salud, cuanto antes intentemos solucionarlo, mejor.

Existen diferentes niveles de gravedad en cuando a estas hendiduras. Las hay que no afectan prácticamente en nada y las hay que afectan a la hora de hablar, en el crecimiento de los dientes, infecciones de oído e incluso problemas en el colegio debido al trato “diferente” que recibirá.

En cuanto a la alimentación, estos pequeños necesitan una atención extra debido a que pueden presentar problemas de succión. Podrás encontrar tetinas especiales para este tipo de casos e incluso paladares protésicos con los que facilitarle hasta que se lleve a cabo la corrección por cirugía.

Foto: Pequelia


Categorías

Salud

Dunia Santiago

Soy técnica en educación infantil, estoy metida en el mundo de la redacción desde 2009 y acabo de ser madre. Me apasiona la cocina, la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *