¿Qué es la diástasis abdominal?

Si has sido madre recientemente o si estás a punto de serlo, es posible que estés preocupada por el aumento de peso y por los cambios físicos por los que has pasado. Una de las partes del cuerpo de la mujer, que más sufre con el embarazo es el vientre.

Durante los 9 meses que dura el embarazo en la mujer, el vientre se expande dejando espacio para que la nueva vida, pueda crecer y desarrollarse, hasta estar preparado para nacer. Pero para que esto suceda, deben ocurrir una serie de cambios físicos.

El abdomen crece y a su vez se dilata la piel, los músculos y las fibras que los cubren. Una de las consecuencias de este aumento, es la distensión abdominal o diástasis de rectos.

Qué es la distensión abdominal o diástasis de rectos

En el abdomen se encuentran los músculos llamados rectos, están situados a ambos lados del abdomen. Los músculos rectos están unidos por un tejido de fibras, que está compuesto de colágeno.

Durante el embarazo, con el consiguiente aumento de peso se estiran y se dañan estos músculos fibrosos. Como consecuencia, estos tejidos pierden firmeza y los músculos rectos quedan separados entre si. A esto se le llama diástasis abdominal o diástasis de rectos.

La diástasis abdominal está asociada al embarazo, por que es una situación donde habitualmente la mujer aumenta de peso en un corto periodo de tiempo. Pero no es una consecuencia del embarazo en si, también lo pueden padecer hombres y mujeres que suban muy rápido de peso.

Consecuencias de la distensión abdominal

La consecuencia más evidente para las personas que padecen diástasis abdominal, es que la barriga queda flácida. Los músculos no pueden hacer su trabajo para mantener los tejidos unidos, por lo que el sobrante de piel y grasa queda colgando.

Estéticamente puede ser motivo de un problema de inseguridad para quién lo padece. Pero además de las consecuencias físicas, la diástasis abdominal puede acarrear otro tipo de problemas, entre ellos, un importante trastorno del suelo pélvico.

Después del parto es importante preocuparse por una buena recuperación del suelo pélvico. Esta zona se ve muy afectada por todo el peso que va a soportar durante todo el embarazo. Además del importante trabajo que deberá realizar durante el parto.

Si sufres una diástasis abdominal, la recuperación del suelo pélvico se verá también afectada, pudiendo padecer incontinencia urinaria y dolor en la pelvis.

Cómo tratar la diástasis abdominal

Realmente una vez que ocurre la distensión, es muy difícil que los músculos y las fibras que los mantienen unidos se recuperen por completo. En algunos casos muy extremos puede recurrirse a la cirugía, pero además hay otros tratamientos y ejercicios que puedes realizar para mejorar su aspecto.

  • Ejercicios hipopresivos

Esta técnica está realmente indicada para mujeres que han dado a luz. Puedes realizar algunos sencillos ejercicios tu misma. Pero si tu médico te ha diagnosticado diástasis abdominal, es preferible que cuentes con la ayuda de un especialista.

Para evitar daños mayores acude a un profesional, quién podrá enseñarte los ejercicios más recomendados para tu caso específico. Lo que si no debes hacer son abdominales tradicionales, pueden perjudicar aun más el suelo pélvico.

  • Cuida tu alimentación

Es primordial que mantengas una dieta sana y equilibrada, con alimentos ricos en fibra para mantener un correcto tránsito intestinal. El estreñimiento no favorece nada la situación de un suelo pélvico dañado.

  • Fajas específicas

En el mercado puedes encontrar fajas que están especialmente indicadas para casos de diástasis abdominal. Pero si vas a utilizarla, es preferible que primero lo consultes con tu médico. No es recomendable utilizar faja durante un tiempo muy prolongado.

Por lo tanto, primero consulta con tu especialista y buscad la faja que mejor se adapte a tus necesidades. Además tendrás unas recomendaciones para utilizarla con seguridad.

  • Tratamientos estéticos

También puedes encontrar tratamientos en cabina que te ayuden a mejorar el aspecto de tu abdomen. Entre ellos puedes buscar la electroestimulación o la fisioterapia específica para estos casos.

Sobre todo debes ser consciente de que si padeces diástasis abdominal, es posible que no vuelvas a recuperarte del todo. No debes obsesionarte con este problema, sigue las recomendaciones médicas y los ejercicios que hemos mencionado. Pero sobre todo, no dejes de disfrutar de tu maternidad.


Categorías

Salud

Toñy Torres

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.