Qué es la memoria eidética y para qué sirve

Los niños son como esponjas que absorben con rapidez el mundo que hay a su alrededor. Aprender un idioma, tocar un instrumento, incorporar nuevos conocimientos, describir todo aquéllo que los rodea con precisión, son muchas las cosas que los peques aprenden en etapas tempranas y cuando están en pleno desarrollo. También son grandes observadores y recuerdan todo lo que sucede a su alrededor, lo que nos lleva a hablar de la memoria eidética. ¿Habéis escuchado hablar de ella?

La memoria eidética es más conocida como «memoria fotográfica» y es un tipo de memoria que algunas personas tienen muy desarrollada. Es común que los niños posean una memoria eidética y es por eso es que entre los recuerdos de la infancia se entremezclan anécdotas que nos marcaron a fuego así como pequeños detalles que retuvimos gracias a este tipo de memoria.

Los secretos de la memoria eidética

La palabra «eidético» proviene de «eidos», que en griego significa «forma». La memoria eidética remite entonces a la capacidad de dar forma pues está vinculada a la capacidad de recordar cualquier imagen o escena que una persona haya visto, oído u olido.

La memoria fotográfica o eidética permite recordar algunas escenas durante más tiempo, con la posibilidad de incorporar todo tipo de detalles. Raramente está presente en los adultos aunque sí en los niños. Cuando esto sucede, los peques tienen la habilidad de recordar diferentes situaciones con todo tipo de detalles, desde aromas que ambientaban hasta la iluminación,  sensaciones corporales, emociones de ese momento y hasta conversaciones que sucedieron. Si en cambio tienen una memoria extraordinaria, hablamos de hipermnesia, un tipo de memoria que permite almacenar datos e imágenes al por mayor.

Según se sabe, la capacidad de memorizar está muy vinculada con la visión. Las personas con una gran memoria fotográfica mueven sus ojos en forma lateral al observar una escena como si estuvieran escaneándola. Esto les permite retener todos los detalles y una mayor cantidad de datos.

La memoria eidética en los niños

Si hoy nos dedicamos a saber qué es la memoria eidética es porque está muy vinculada a la infancia. En esta etapa los niños son una página en blanco, incorporan todo tipo de información y son capaces de recordar todo con mucha precisión. La memoria eidética está muy presente en la infancia pero a medida que crecemos se cree que esta capacidad comienza a reducirse. De acuerdo a la revista BBC Focus, hasta los 6 años de edad entre un 2 y un 10% de los niños cuentan con la memoria eidética. En esta etapa, los niños pueden retener imágenes de forma eidética con gran precisión.

Si bien los estudios sobre la memoria eidética no son concluyentes, algunos de ellos relacionan esta memoria con el desarrollo del cerebro de los pequeños. Hasta los 4 años de edad hay ciertas conexiones entre el lado derecho del cerebro y el izquierdo, es decir entre el lado más intuitivo y  el más racional. A partir de esa edad se producen nuevas conexiones, que derivan en una reducción del pensamiento intuitivo, por lo que la memoria fotográfica comienza a reducirse. Cuando los niños alcanzan los 6 años de edad desarrollan más el habla y entonces pierden este tipo de memoria. Esto es porque adquieren otros métodos para procesar la información que los rodea y reemplazan las imágenes eidéticas por la codificación verbal, incluso al momento de registrar las imágenes.

La memoria eidética es natural en algunas personas. Se sabe qué célebres figuras como el compositor Mozart o el ingeniero Nikola Tesla poseían esta memoria. Ahora bien, sabemos qué es la memoria eidética pero… ¿es posible entrenarla?

Ejercitar la memoria

Si bien la memoria eidética es un don natural en algunas personas, ejercitar la memoria siempre es un buen recurso para el desarrollo. Es posible estimular el cerebro y mantener la mente activa.

Artículo relacionado:
Un sistema educativo que despierte mentes en lugar de llenar memorias

Hay actividades que favorecen el desarrollo de la memoria:

 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.