Qué es la plagiocefalia en los bebés

Qué es la plagiocefalia en los bebés

El cráneo de un bebé es altamente sensible y moderadamente maleable para que pueda sufrir algún tipo de deformidad conforme a su normal desarrollo. La plagiocefalia ocurre en bebés recién nacidos y durante los siguientes meses a su nacimiento, dónde estéticamente el cráneo sufre esa malformación sin afectar al cerebro.

Son varias las causas que derivan a esta deformación y una de ellas se suele producir en las horas de sueño cuando todavía el bebé tiene pocos meses de edad. Esto es debido a que la formación de su cabeza es todavía flexible para que pueda ser apta en su salida por el canal del parto. Según van pasando los meses el cráneo se va solidificando y formando, pero en algunos casos se adaptan a posturas inoportunas que lo deforman.

¿Cómo se diagnostica la plagiocefalia en los bebés?

Si observas que tu bebé no tiene una cabeza uniforme y dónde la sospecha es más que evidente, has de acudir a una consulta pediátrica. Se hará una valoración observando la cabeza del bebé y realizando una movilidad de su musculatura. De esta forma se analizará si existe algún tipo de asimetría en el cráneo o en cualquier parte de la cara, como en la frente o pómulos. Otro tipo de alteración de esta malformación es causada por una tortícolis, pudiendo ser producida dentro del útero de la madre antes de nacer y dónde probablemente esté ocasionando una mala postura posterior. Ese giro de cuello constante puede que esté produciendo este efecto.

Causas que provocan la plagiocefalia

La plagiocefalia está producida por presiones externas dónde una mala postura provoca una deformación de la cabeza. Puede ocurrir durante su gestación, dónde la cabeza del bebé esté posicionada incorrectamente dentro del útero debido a un reducido espacio. En este caso hay niños que nacen con un una tortícolis muscular congénita.

Qué es la plagiocefalia en los bebés

En el momento del nacimiento del bebé también puede llegar a sufrir una deformación del cráneo cuando se ha tenido que forzar la expulsión con la ayuda de fórceps o ventosa. Otros bebés han nacido prematuros y han tenido que ser llevados a incubadoras. El lago período en este lugar, con un posicionamiento habitual de su cabeza y junto a la débil estructura de su cabeza puede provocar la plagiocefalia.

Durante su crecimiento y reposo a lo largo de las semanas hay que estar pendiente de la posición de su cabeza. No hay que permitir que el niño siempre se acueste del mismo lado y si lo hace de forma inconsciente habrá que observar si es a consecuencia de una tortícolis, ya que en el 85% de los casos es esta la causa.

Es preferible que el bebé duerma boca abajo en algunos momentos del día, ya que si lo hace boca arriba continuamente puede sufrir una plagiocefalia postural. Un recién nacido duerme de 16 a 18 horas al día y la postura que adopta de su cabeza sobre una superficie puede hacer que se aplane.

¿Cómo prevenir la plagiocefalia en los bebés?

Qué es la plagiocefalia en los bebés

Debido a la maleabilidad de los huesos del cráneo del bebé hay que evitar las posturas estáticas por mucho tiempo y en la misma posición. Hay que variar la posición de su cabeza cuando esté recostado, intentando cambiar de lado su cabeza cada cierto tiempo.

Hay que evitar al máximo posible la permanencia en sillas de coche, capazos y hamaca. Una mala postura continua puede provocar que se deforme la forma de la cabeza creando una posición diferente de la oreja o un abombamiento en un lado de la frente.

Si existe una tortícolis seguramente el médico pueda recomendar ejercicios de estiramiento y suaves masajes. En algunos casos se llega a colocar una ortesis de remodelación craneal (casco) para que se corrija la postura y pueda comenzar a tener movilidad el cuello, pero poco a poco.

Es importante hacer un diagnóstico precoz de la plagiocefalia, en los primeros meses de su vida. Detectar el comienzo de esa deformidad ayudará a que solo tenga un tratamiento postural y se solvente de forma natural. De esta forma no tendremos que derivar al bebé al neuropediatra para descartar una craneosinostosis. Para conocer otros artículos relacionados puedes leer “cuál es la mejor postura para dormir a un bebé”.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.