¿Qué es un embarazo molar?

Un embarazo molar es aquel que no se desarrolla adecuadamente debido a una serie de anormalidades cromosómicas.

Existen dos tipos:

  • Embarazo molar completo: aquí se desarrolla una placenta anormal y no llega a desarrollarse ningún feto.
  • Embarazo molar incompleto: este se da cuando se forma un embrión que no termina de desarrollarse.

Un embarazo molar parcial se produce cuando dos espermatozoides fertilizan un mismo óvulo, provocando una división parcial de la placenta, de las membranas, o incluso la presencia de un feto en esta clase de embarazos; lo cual generalmente causará problemas genéticos en el bebé.

El embarazo molar completo se produce cuando el núcleo del óvulo se ha perdido o se encuentra inactivo, provocando que el esperma se duplique a sí mismo debido a que el óvulo carece de información genética, lo que provoca que se desarrolle un feto y además provoca la falta de placenta y de membranas amnióticas. El útero comienza a crecer muy velozmente, causando hemorragias dentro de la cavidad uterina o hemorragias vaginales.

El embarazo molar parcial ocurre con mayor frecuencia.

Signos y Síntomas de los Embarazos Molares

  • Descarga intermitente color parduzca.
  • Náuseas y vómitos (más severos que las náuseas matinales).
  • Embolia pulmonar.
  • Hemorragia o sangrado vaginal.
  • Hipertiroidismo.
  • Incremento en los niveles de hCG.
  • Detección de falta de movimiento fetal o de latidos cardíacos fetales.
  • Crecimiento excesivamente veloz del útero.
  • Hipertensión inducida por el embarazo, anterior a las 24 semanas de embarazo.
  • Aparición de tejido fino con apariencia de uva.
  • Prueba de ultrasonido que deje ver un “efecto de tormenta de nieve”.

Normalmente el embarazo molar (cualquiera de sus tipos) se pierden espontáneamente. Si ésto no llegara a suceder, se podría llevar a cabo un legrado para extraer la fracción molar del útero.

Aún se desconoce porque se producen los embarazos molares, aunque hay una tendencia que dice que puede estar originado por una deficiencia de proteínas en la alimentación.

En caso de haber experimentado ya un embarazo molar y quieres tratar de concebir nuevamente, lo ideal sería buscar asesoramiento genético.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *