Qué es y cuáles son los síntomas de la gastroenteritis

Gastroenteritis estivales
La gastroenteritis es una enfermedad del aparato digestivo, se inflama, que afecta a el estómago y los intestinos. Puede afectar a cualquier persona. No importa la edad, raza o antecedentes de la enfermedad. Se da con frecuencia en países desarrollados, y en aquellos que están en vías de desarrollo.

Una mujer embaraza tiene las mismas posibilidades que el resto de padecerla. Y son los niños, y los ancianos quienes potencialmente están más cerca de sufrirla. A menudo está causada por una infección viral o bacteriana. Pero también puede tener su origen en infecciones parasitarias o enfermedades no infecciosas como la enfermedad de Crohn. Y en ciertos casos, la gastroenteritis se asocia con la ingestión de fármacos y sustancias tóxicas.

¿Qué es la gastroenteritis?

Calmar los vómitos en el embarazo

La gastroenteritis es una enfermedad cuya característica principal es la inflamación o irritación de la membrana mucosa del estómago y del intestino delgado y grueso. Provoca en quien la padece vómitos, diarrea, dolor abdominal, fiebre moderada, deshidratación y dolores de cabeza. No todos los pacientes tienen la misma intensidad de síntomas.

Esta inflamación suele tener su origen en infecciones víricas y bacterianas. El rotavirus es el principal agente infeccioso en niños. Otros virus que provocan gastroenteitis son norovirus, adenovirus, astrovirus. Las bacterias causantes son escherichia coli. campylobacter jejuni. Salmonella, clostridium difficile, ibrio cholerae. Suelen provocar gastrenterities por contamienación de los alimentos.

La enfermedad es más frecuente en los niños, porque su sistema inmunitario no está del todo desarrollado. Y en muchos casos no guardan una excelente higiene a la hora de comer. Por eso es tan importante recordarles la necesidad de lavarse las manos a menudo. De hecho, más del 70 % de las diarreas infecciosas en la infancia están provocadas por virus.

Síntomas de las gastroenteritis

Como hemos comentado cualquier persona puede padecer gastroenteritis. Sus síntomas son vómitos, nauseas, diarrea acuosa, dolor abdominal, fiebre moderada, escalofríos, sensación de fatiga, heces con sangre, pérdida de apetito, deshidratación y dolores de cabeza. Si en casa hay algún miembro con estos síntomas es conveniente extremar las medidas de higiene.

No todas las personas padecen todos loso síntomas, ni con la misma intensidad. Algunos signos varían según sea la causa. La gastroenteritis puede durar entre 1 y 3 días, y también se la llama gripe estomacal. La gastroenteritis sólo requiere pruebas posteriores si presenta una evolución grave o las deposiciones contienen sangre, o aparecen complicaciones, como una sepsis.

La complicación más habitual de la gastroenteritis es la deshidratación, como consecuencia de la diarrea. Este síntoma puede ser leve, moderado o grave. En la mayoría de los casos, no se hace un diagnóstico sobre qué ha causado la enfermedad, sino que con los síntomas se propone tratamiento. Las medidas terapéuticas se basan principalmente en la rehidratación, con reposición de líquidos y electrolitos, y en una buena alimentación.

¿Qué hacer ante síntomas más graves?

Hábitos saludables en niños

Algunas personas pasan el primer día de gastroenteritis sin hacerle caso a los síntomas y sin consultar al médico. Pero es importante reducir la ingesta de azúcares, alimentos grasos, lácteos y comidas ácidas desde primera hora. En la mayoría de los casos no hay un tratamiento médico específico para la gastroenteritis, el objetivo es evitar la deshidratación con agua, suero, caldos y otras bebidas saludables.

En este sentido si la persona tiene vómitos, tiene que hacer todo lo posible para que se hidrate de manera adecuada. Si la diarrea es leve, basta con aumentar el consumo de agua. En las situaciones más extremas, debe tratarse con una rehidratación intravenosa, en este caso sí es necesario acudir al hospital. Los antidiarreicos como el difenoxilato o la loperamida, no deben usarse en niños menores de dos años.

Los probióticos ayudan a sobreponer las bacterias buenas del intestino. Su consumo es un buen complemento para tratar la gastroenteritis, puede acortar la duración de la diarrea y favorece la salud de tracto gastrointestinal. No obstante, los probióticos no pueden prevenir las consecuencias más graves de la enfermedad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.