Qué hacer con hijos adultos groseros

Qué hacer con hijos adultos groseros

De repente nuestros hijos se vuelven mayores y ya la edad de la adolescencia se mete en un camino más difícil de educar. Los padres somos el sustento para todos los niños cuando comienzan su andadura y tienen que crecer. Lo peor puede suceder cuando nuestros hijos son adultos y se convierten en chicos groseros.

Para que tu hijo se considere grosero has de saber si su actitud es desafiante. Procesa mal muchos de  los comentarios, critica todo sin razonar y sin expectativas de si puede dañar, no tiene apego familiar y no valora la autoridad de cualquiera que se le anteponga; entonces tiene un problema importante de conducta hacia sus padres o cualquiera que quiera tener autoridad hacia él.

¿Por qué se crean hijos groseros?

Todo comienza a una edad temprana. Los niños cerca de los 10 años de edad ya no necesitan tanto a sus padres y ya comienzan a entrar en pocos años en la etapa de la adolescencia. Son mucho más independientes, tan solo necesitan algún tipo de relación sentimental cuando se sienten en algún apuro.

Si tu hijo se ha educado bajo un tipo de educación permisiva y en casa no han habido reglas puntuales puede que los niños a la larga no respeten a sus padres. Las reglas se pueden interponer siempre, con cautela y de la misma forma y respeto que lo harías con alguien de tu confianza. Hay que educar en un ambiente tranquilo, si gritar ni dar golpes, y sobre todo sin emplear palabras de odio.

Después de las normas puede que lleguen los castigos severos. Después de muchos castigos, en realidad muchos padres no se centran en qué medida se están creando. Se llegan a imponer sin que se hable de las consecuencias. Hay que llegar a un fin para que se cumplan con el fin de que lleguen a convertirse en unos adultos autónomos.

Qué hacer con hijos adultos groseros

Cómo corregir a los hijos adultos groseros

Un hijo en edad adulta se convierte en un chico grosero cuando ya las palabras se salen de tono y se convierten en desprecio. Esta actitud no debe de llegar a una falta de respeto, pues son palabras dolorosas y no tienen que ser escuchadas por nadie ni por tu propio hijo.

Si ahora es el momento de dictar normas, pídele a tu hijo que intente acatarlas con respeto. Tiene que opinar respecto a las reglas que se le impone y hay que negociar en cómo hay que cumplirlas. Se le puede explicar que cumplir con las normas equivale a llevar una vida mejor para todos, que a la larga si todo lo hace como debería de ser, será mucho mejor para que se gane sus libertades.

Qué hacer con hijos adultos groseros

Hay que intentar siempre hablar con tu hijo, desde la cercanía y el respeto, de esta forma la relación será mutua. Comienza por identificar tus emociones para que sienta cercanía con lo que siente los demás, pero también escucha sus emociones si en algún momento los demuestra. Lo importante es regir el respeto, ya que a todo el mundo nos gusta esa condición y es algo que hay que hacer cumplir.

Si no consigues que su falta de educación y sus groserías se minimicen tendrás que ponerte una meta emocional para que no repercuta en tu salud. Todo tiene un límite y si la lucha es incansable habrá que tomar un inciso. Intenta buscar otro tipo de cercanía y haz que vuestro tiempo sea oro. Puedes intentar decirle que ya tu tiempo con él será todo un privilegio, que ya no es buscar una simple compañía. De esta forma puede denotar tu interés como madre o padre.

Un niño grande convertido en un adulto, aunque parezca físicamente alguien importante, en el fondo sigue siendo un niño que necesita afecto, comprensión y sobre todo aceptación. Si has tenido dificultad en la infancia para poder seguir un orden, ahora en esta etapa todavía puedes bajar su grosería y darle una segunda oportunidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.