Qué hacer con las rabietas de mi hijo de 4 años

Llantos en los pequeños

Todos vamos pasando por fases según cumplimos años, pues nuestros hijos no iban a ser la excepción. ¿Ha llegado a ese punto de que llora por casi todo? Entonces nos preguntaremos qué hacer con las rabietas de mi hijo de 4 años. Porque sí, los 4 y 5 años son unas edades complicadas porque parece que se transforman en cuanto a comportamiento.

Ya son un tanto más independientes, ya comienza a saber lo que le molesta o lo que le duele y suelen estar interesados en hacer otras muchas cosas que antes solían hacer. Pero parece también que lleva esa época más sensible y de ahí que tengamos que estar preparados para todos esos momentos. ¡Nada mejor que aplicar una serie de consejos!

Rabietas de mi hijo de 4 años: Ofrécele tu mejor versión

Esto es como si fuera un espejo y es que ellos o ellas se verán reflejados en nosotros. Aunque es cierto que sacan su propio carácter, no está de más el ir enseñando de otra manera más práctica para que lo entiendan desde el primer minuto. Se trata de tenernos como modelo y para ello, nos tienen que ver la mayor parte del tiempo tranquilos, sin alzar la voz y teniendo siempre una sonrisa para ellos. Claro que no todos los días nos levantamos con el pie derecho, pero debemos intentarlo. Todo esto se resume a dar ejemplo. Ya que si nosotros queremos exigir algo, en primer lugar tenemos que mostrar que nosotros sí lo podemos ofrecer. Para ello, debemos ser muy pacientes y ofrecerles siempre la mejor palabra o consejo para que se calmen y que vean que con las rabietas no consiguen nada.

Rabietas de mi hijo de 4 años

Pon siempre límites

Para evitar las rabietas de mi hijo de 4 años, lo mejor es que ponga una serie de límites. Ya que así poco a poco conocerá cuáles son y cuáles situaciones no están permitidas. Es una manera de educar con hábitos y estableciendo una serie de normas y estabilidad. Es decir, tener unos horarios, lo que les dejamos hacer en casa y lo que no, etc. De nuevo, volvemos a insistir en la importancia de la paciencia, porque está claro que cada niño o niña sacarán sus propio carácter y dependiendo de cuál es, puede llevarle más o menos tiempo el proceso de adaptación a nuestras rutinas o límites, pero se consigue.

Dale alguna tarea que sea fácil

Tampoco les vamos a complicar más el momento, sino todo lo contrario. Todavía les vamos a echar un cable. Porque realmente ya mencionamos que en esta fase los peques se sienten un poco más independientes. Es por ello que podemos ir ofreciéndoles alguna tarea, que siempre estará supervisada por nosotros, para que se sienta todavía más auto-suficiente. Puede ser alguna como vestirse solos, recoger sus juguetes, etc. En la mayor parte de los casos, suele gustarles el tener que hacer esas tareas ‘de mayores’. Pero claro, tenemos que ingeniárnosla para convencerlos de este modo.

Berrinches de los niños de 4 años

Espera a que se calme un poco

Cuando los berrinches son en un sitio público no hay tiempo para dejarlos que se calmen. Pero tampoco te puedes enfadar y menos ponerte a dar gritos. Por eso, en este caso mencionamos algo similar y es esperar a que se tranquilicen. A algunos les costará más pero poco a poco lo conseguirán y nosotros también. A las rabietas de mi hijo de 4 años les llegará la calma y será el momento perfecto para hablar con ellos o ellas. Pero lo haremos en un tono suave y sin marcar que estamos enfadados. Lo mejor de todo es que debemos hablar mucho con ellos, de lo que se debe hacer, de lo que no, etc. Ya que día a día y paso a paso se darán cuenta de que dichas rabietas no les llevan a buen puerto porque no consiguen nada, sino todo lo contrario.

Intenta desviar la atención del peque

Como conocemos tan bien a nuestros hijos, nada como intentar desviar su atención cuando veas que se aproxima el llanto. A veces lo conseguiremos y otras, la rabieta en cuestión será mucho más liviana. Por eso puedes camelarlo con algún juguete que le guste o incluso con esa merienda con la que siempre sueña. ¡Verás como esta fase pronto será el pasado!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)