Qué hacer si eres padre de un procrastinador

chico procrastinador en el sofa

Como padres, tenemos que averiguar de dónde viene la dilación en los hijos para ayudarles a superarla. Es posible que si tienes un hijo que procrastina demasiado en sus tareas, hayas recibido avisos desde la escuela diciendo que tu hijo no tiene las tareas acabadas o que ha llevado los proyectos a medio hacer. Quizá le preguntaste a tu hijo si necesitaba materiales para la escuela pero te decía que no, que todo estaba bien.

Los niños y adolescentes procrastinadores dejan todo para último momento. Pueden haber estado toda una semana tranquilos sin hacer nada y el día antes de entregar un trabajo se ponen a hacerlo de forma rápida y mal… Porque lo han dejado todo para el último momento.

Cuando los niños luchan con la dilación o los hábitos de estudio, es fácil de entenderlo como un defecto de carácter, pero por lo general es que sus habilidades de funcionamiento ejecutivo no se han desarrollado aún… y necesitan de tu ayuda y una buena orientación para conseguir el cambio.

Cuando los niños luchan en la escuela, hay una razón subyacente. No es que no estén motivados, todos quieren tener éxito, pero como padres, tienes que descubrir de dónde proviene la postergación para ayudar a tus hijos a superarlo.

Características principales del procrastinador

Si no sabes si tu hijo/a es un procrastinador, entonces tendrás que descubrirlo para abordar el comportamiento. Existen tres características principales que pueden delatarle:

Brillante pero desorganizado

Estudiantes “brillantes pero desorganizados”, que son capaces e inteligentes pero dispersos, no solo en sus materiales sino también en su capacidad para planificar y pensar por adelantado. Estos niños no saben cómo comenzar el trabajo porque no han escrito la tarea y no pueden encontrar los materiales.

chico perezoso en el sofa

Escuchan pero no oyen

Estos niños o adolescentes llegan a clase, se sientan y escuchan al maestro pero cuando vuelven a casa para hacer el trabajo, no saben cómo abordarlo, así que lo postergan para más tarde y luego quedan enterrados bajo un montón de trabajo por hacer. Ocurre sobre todo en áreas como matemáticas, ciencia o lenguaje.

Perfeccionismo ansioso

Los niños que se sienten abrumados ante la perspectiva de comenzar su trabajo porque constantemente se sienten poco preparados e inseguros sobre el resultado son perfeccionistas ansiosos.  Prefieren no hacer nada para no mostrar su vulnerabilidad… y aplazan la tarea.

Otras características

Cuando los niños no tienen la motivación para comenzar con la tarea, a veces el déficit de atención es el culpable, y que los niveles clínicos de ansiedad pueden ser particularmente difíciles para que los niños que tienen que hacer las cosas por su cuenta.

La idea de comenzar algo y no saber cómo será el final a veces hace que los niños se paralicen. Se quedan casi atascados. Se quedan atrapados en una espiral en su cabeza porque saben que deberían ponerse en marcha, pero no pueden comenzar porque, ¿y si no es lo suficientemente bueno? Estos pensamientos solo les causa estrés.

chicas perezosas en el sofa

Es un problema común que necesita solución

La dilación es un problema muy común en los niños de hoy en día, son muchos los padres que se quejan de que sus hijos se distraen a menudo y que si no tienen una gratificación instantánea ni siquiera intentan a hacer nada. Para combatir esto es necesario hacer proyectos familiares a largo plazo como un puzzle de 1000 piezas para que entiendan la sensación de logro que se obtiene al trabajar en algo durante días o semanas.

Los niños necesitan desarrollar sus propios trucos de tarea, como averiguar a qué hora del día están más concentrados o si es mejor para ellos abordar las tareas más fáciles o más difíciles primero. Tu cerebro odia el cambio. Si estás haciendo algo que te gusta hacer y no quieres cambiar de marcha, debes engañarte pensando que no será tan malo.

Los padres pueden proporcionar estructura y hacer que el entorno sea propicio para la realizar bien las cosas. En la escuela primaria, puedes establecer una rutina para hacer la tarea o leer todas las noches. A medida que los niños crecen, es más difícil hacer cumplir la rutina, así que en lugar de eso, podrías preguntar: ‘¿Cuáles son tus prioridades hoy?’ Eso hace que los niños piensen en lo que podrían hacer primero, segundo y tercero. Pueden crear una lista de tareas y cumplirla.

¿Y si no entienden las cosas?

Para aquellos estudiantes brillantes pero desorganizados cuyos problemas de tarea comienzan en la escuela, una estrategia clave es animarlos a reconocer que en el momento en que no entienden el material, necesitan pedir ayuda. Es el efecto acumulativo de la falta de piezas de instrucción lo que hace que los niños se sientan abrumados.

Además, los padres pueden ayudar a los niños a defenderse a sí mismos cuando no entienden algo, a hacerle una pregunta a la maestra en clase, en la sala de estudio o por correo electrónico, según los estilos de comunicación y la disponibilidad de los niños y maestros.

chicas perdiendo el tiempo viendo la tele

Es ideal también ver con tiempo lo que los niños verán después en clase, porque de esta manera estará familiarizado con el tema y se sentirán más seguros en cuanto a su aprendizaje. Cuando los niños entran en clase y se les presenta un nuevo concepto que han visto en casa, sentirán que lo saben y estarán más comprometidos con la tarea.

Para los perfeccionistas ansiosos que tienden a ver todo como inmediato e importante,es mejor priorizar el trabajo en tres categorías: prioritario (lo que debo hacer hoy) importante (lo que es importante pero puede esperar a mañana) y secundario (si no lo hago a corto plazo no es un gran problema). Así los niños pueden reconocer qué pueden y deben hacer primero.

Una vez que se sabe todo esto, es muy importante que los padres sean los mejores guías y los mejores ejemplos para que los niños aprendan a utilizar su tiempo de forma correcta y también, a aprender esta habilidad tan importante en el presente, como en su futuro.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.