Qué hacer si mi bebé tiene hipo

hipo

Si tu hijo recién nacido sufre de repente un ataque de hipo, no debes preocuparte en exceso ya que es algo bastante habitual a dicha edad. El hipo al igual que ocurre en el caso de los adultos, no tiene por qué ocasionar ningún tipo de problema al bebé, aparte de lo molesto que pueda llegar a ser.

En el siguiente artículo te contamos las causas por la que el bebé puede llegar a tener y una serie de medidas que pueden evitar que el recién nacido tenga hipo. No pierdas detalle porque te va a interesar.

Por qué puede tener hipo un bebé

A día de hoy no se sabe a ciencia cierta el por qué un bebé puede sufrir hipo. Lo normal es que el mismo se deba a que se está formando el estómago y todavía es inmaduro, a la ingesta de la leche materna o de fórmula y a causa de los gases. En muchos casos el hipo también suele aparecer después de que el bebé lleve un rato llorando o cuando la toma la hace demasiado rápida, provocando que trague mucho más aire del normal.

¿Hay qué preocuparse por el hipo en un recién nacido?

Como ya te hemos dicho más arriba, el hipo en los bebés es mucho más normal de lo que la gente piensa. Además de ello, el hipo suele ser más prolongado que en el caso de los adultos. Lo normal es que el hipo dure cerca de unos 15 minutos aunque puede durar mucho más. Ante ello, son muchos los padres los que se alarman y se ponen nerviosos, sobre todo al ver cómo pasa el tiempo y el hipo no desaparece.

Es normal que conforme el bebé vaya creciendo, los episodios de hipo sean puntuales. Ello se debe a que el estómago del pequeño se ha desarrollado por completo y ya no traga tanto aire a la hora de comer. Si observas que a partir del sexto mes de vida, el bebé sigue sufriendo de una manera asidua, es importante el acudir al pediatra para que le haga exploración de toda la zona digestiva.

hipo bebe

Medidas preventivas contra el hipo en el recién nacido

Los gases que coge el bebé a la hora de succionar en las tomas es una de las causas más habituales del hipo en los bebés. Es por ello que los padres deben evitar en todo momento que el recién nacido trague demasiado aire. Para ello, es aconsejable el evitar el biberón y optar por la lactancia materna. Es más normal que el bebé ingiera más aire cada vez que traga por la tetilla del biberón que cuando lo hace con el pecho de la madre.

Si te inclinas porque el bebé se alimente con el biberón, es importante que compres un tipo de biberón que evite que el bebé toma aire cuando coma. A la hora de la toma, la tetina debe estar siempre llena de leche y no vacía.

Otra de las medidas preventivas consiste en evitar que el bebé coma cuando tenga mucha hambre. En la mayoría de los casos la ansiedad por comer provoca que el recién nacido tome la leche muy rápido y con muchas ganas, ingiriendo más aire de la cuenta. Una vez que el pequeño termine de comer es bueno el apoyarlo en el hombro y darle pequeñas palmaditas de manera seguidas  para que pueda expulsar los gases y evitar que sufra hipo.

En definitiva, los padres no deben ponerse nerviosos cada vez que ven que su hijo recién nacido tiene hipo. Es normal que el pequeño tenga hipo de vez en cuando y con el paso de los minutos el mismo desaparecerá. Solo hay que preocuparse si el bebé tiene más de 6 meses de edad y tiene hipo de manera habitual. Esto ya no es normal, por lo que en este caso es importante el acudir al pediatra con el fin de que le pueda mirar a consciencia el estómago.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.