Qué hacer si mi hijo no me deja cambiarle el pañal

Cuando un bebé ya tiene capacidad para moverse o simplemente cuando ya es algo mayor y sabe perfectamente escabullirse del cambio del pañal es posible que esta tarea te la ponga algo complicada. Tanto es así, que a veces los padres sudan tinta para cambiar un pañal entre saltos, correr y patadas. Esto hace que el cambio de pañal se convierta en una auténtica pesadilla de vez en cuando.

Si tu hijo se niega a estarse quieto, no debes enfadarte con él… simplemente tendrás que empezar con una respiración profunda y saber que las estrategias son la clave. Olvídate de los enfados, los gritos o los malos modos, eso sólo asustará a tu hijo, es mejor conseguir las cosas a buenas. Pero, ¿cómo conseguirlo?

Ten todo preparado

Cuando vayas a cambiarle el pañal a tu hijo tendrás que tener todo a mano antes de empezar a hacerlo. Es posible que el sofá sea mejor que el cambiador a medida que tu hijo crece, por lo que ten todo a mano y asegúrate que el sitio que escojas está bien preparado para un cambio de pañal express. No te estreses si tu hijo no se deja poner la crema, si tiene la piel bien puede esperar a después.

Usa las distracciones

Las distracciones son tu mejor arma para el momento del cambio del pañal. ¿A tu hijo le gusta la música? ¿Los vídeos de Youtube? ¿Que le cantes una canción? ¿Jugar a los coches mientras le haces el cambio? Todo vale para evitar que se le irrite el culito mientras le cambias el pañal.

Recuerda que tu hijo no se comportará mal todas las veces, ni querrá salir corriendo siempre… por eso no te enfades, simplemente sé más listo y juega con él. Es un momento que debe ser íntimo y no de peleas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *