Qué hacer si mi hijo no quiere separarse de mí

nene llorando

Cuando un hijo no quiere separarse de la madre o del padre es seguramente porque siente una pequeña dependencia emocional, algo que no es en absoluto negativo cuando son pequeños. Por eso, cuando hay que dejar a los niños en la guardería por primera vez lo pasan tan mal tanto padres como hijos, porque el pequeño no quiere separarse de sus padres.

Si eres madre lo sabrás, el vínculo afectivo que existe entre la mamá y el bebé es no sólo fuerte sino casi indestructible. Si durante el primer año de vida has sido tú la encargada de cuidar a tu bebé durante todo el tiempo (junto con tu pareja, por supuesto), entonces también sabrás que este vínculo se habrá fortalecido aún más. Pero cuando pasan los primeros meses de vida los niños pueden sentir gran ansiedad al separarse de la madre. Entonces, ¿qué hacer si mi hijo no quiere separarse de mí?

Tiempo de papás, todo el tiempo

Niños y padres

Hay niños que pasan por esa fase que toda madre/padre conoce: la «fase mamá» o «fase papá». Podemos pensar que encerrarnos con el niño las 24 horas puede satisfacer ese deseo de él, pero no, no hay que caer en la tentación. De hecho, hay que buscar hacer lo contrario.

Muchos padres han experimentado estas fases durante los últimos dos años, cuando la crisis del Covid 19 nos obligó a permanecer adentro mucho tiempo. La pandemia y su encierro los volvió a muchos más dependientes, a querer a mamá o a papá para todo: las actividades escolares, los juegos, todo; y al revés, a participar también de las actividades de los padres, el trabajo por Zoom, las clases de yoga, las compras online, absolutamente todo.

Puede resultarnos encantador que quieran estar con nosotros, pero no es saludable a largo plazo. Los expertos en psicología infantil dicen que es normal que en momentos de crisis o ansiedad el niño desarrolle una preferencia por uno de los padres, que re arme su zona de confort, por decirlo de alguna manera. Si antes tu niño era el»bebé de mamá» la pandemia recrudeció esta situación y hoy todavía nos cuenta salir de ella.

Ansiedad en los bebés

Y hay que saber que si el niño no quiere separarse de nosotros detrás de eso se esconde cierto grado de poder y control. Si no cambiamos la situación solo emponderamos a nuestro hijo y le reafirmamos eso de que «es lo que él quiere, a quien quiere y cuando lo quiere».

Hay niños a los que esto les ocurre temprano, como por ejemplo después de los nueve meses, y otros (como el caso de mi hijo), que es a partir del año y medio e incluso un poco más, cuando pueden sentir esta gran ansiedad de separación, algo que les hace sentir mal a ellos y a los padres y madres también. La «crisis por separación» es una parte común en el desarrollo de los niños, Puede comenzar alrededor de los ocho meses y alcanzar su pico entre los 14 o 18 meses, pero usualmente se va gradualmente en la primera infancia.

Si tu hijo siente ansiedad por separación es probable que llore siempre que alguien que no conoce quiera cogerle en brazos, y si lo consigue hacer sólo te buscará y te llamará para volver a tus brazos. Si esto lo ocurre a tu hijo/a pequeño no debes angustiarte porque es algo que, como dijimos, desaparecerá casi por arte de magia cuando el niño sobrepase la barrera de los tres años.

nene llorando1

Pero si te sientes mal y tu hijo se pone muy irritable, puedes seguir estos consejos sobre qué hacer si tu hijo no quiere separarse de ti:: 

  • Transmite calma a tu hijo/a y no te angusties, recuerda que esto es algo normal.
  • Tu hijo no entiende de noción del tiempo por lo que piensa que si te vas ya no volverás, por eso se angustia.
  • Una idea es acostumbrar a tu hijo a que pase tiempo con otras personas además de contigo como familiares y amigos.
  • Si te vas a algún sitio (aunque sólo sea un momento) avísale siempre aunque creas que no te está prestando atención o que no te entiende.
  • Si tienes que despedirte para irte a trabajar o para dejarle en la escuela no alargues el momento y cuando le vuelvas a ver muéstrale tu gran alegría y si puedes, quédate un rato con él en ese nuevo lugar antes de separarte. Eso le bajará el estrés.
  • Puedes dejarle algo que quiera, un juguete, un muñeco, una almohada o una manta. Estos objetos le van a ayudar a sentirse más seguro. Gradualmente, después se los puedes quitar.
  • Avisa a quien le dejes a tu hijo (familiar, amigo o institución), que el niño tiene ansiedad al separarse de ti y muestra lo que estás haciendo para resolverlo.
  • Nunca te muestres angustiada por tener que dejarlo.
  • . No te enojes porque él o ella tienen crisis de ansiedad al separarse. No es su culpa.
  • Puedes leerle algún cuento inventado en el que el protagonista sienta lo mismo que él, para que se identifique. Eso lo va a ayudar, pero también a ti, así descubres que siente tu hijo.

Después, en la medida en que el niño esté en edad preescolar y escolar esa ansiedad la van a dejar atrás. Por supuesto, siempre habrá momentos en los que quiera estar solo contigo: si esta enfermo, si se siente mal… ¿Debes preocuparte en algún momento a pesar de que decimos que esta situación es normal?

Ansiedad en los bebés

Solo debes tomar cartas en el asunto si piensas que tu hijo ha desarrollado un desorden de ansiedad por separación. Solo el 4% de los niños en edad pre escolar y escolar lo desarrollan, y una manera de darse cuenta es cuando:

  • la ansiedad del niño interfiere en su vida y la de tu familia
  • es más severa que la de los niños de su edad
  • no se ha ido en al menos cuatro meses.

Si comparamos un niño con desorden de ansiedad por separación con otros de su misma edad, estos podrían usualmente preocuparse por si se lastiman o tiene  un accidente si no están contigo, no quieren quedarse en la escuela, no quieren dormir en otros lugares o sin ti, se quejan de sentirse enfermos cuando están lejos. Solo entonces pueden pensar en la ayuda de un profesional que puede ser el maestro o maestra, un consejero escolar, el pediatra.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   rosio dijo

    buenas tardes tengo un niño de 2 años y 2 meses siempre estoy en casa por el tema de pandemia y mi hijo siempre esta pegado a mi no me deja ni un momento a sola. estoy muy estresada porque llora mucho para siempre lo tenga en brazo o sentado en mi pierna ya no encuentro que hacer conmigo siempre tiene una actitud agresiva y no me escucha. pero si esta con otra persona es un niño muy tranquilo pero desde que llegamos a casa cambia totalmete