Qué hacer si mi hijo no quiere separarse de mí

nene llorando

Cuando un hijo no quiere separarse de la madre o del padre es seguramente porque siente una pequeña dependencia emocional, algo que no es en absoluto negativo cuando son pequeños. Por eso cuando hay que dejar a los niños en la guardería por primera vez lo pasan tan mal tanto padres como hijos, porque el pequeño no quiere separarse de sus padres.

Si eres madre lo sabrás, el vínculo afectivo que existe entre la mamá y el bebé es no sólo fuerte sino casi indestructible. Si durante el primer año de vida has sido tú la encargada de cuidar a tu bebé durante todo el tiempo (junto con tu pareja, por supuesto), entonces también sabrás que este vínculo se habrá fortalecido aún más. Pero cuando pasan los primeros meses de vida los niños pueden sentir gran ansiedad al separarse de la madre.

Hay niños a los que esto les ocurre temprano como por ejemplo después de los nueve meses y otros (como el caso de mi hijo) que es a partir del año y medio e incluso un poco más, cuando pueden sentir esta gran ansiedad de separación, algo que les hace sentir mal a ellos y a los padres y madres también.

Si tu hijo siente ansiedad por separación es probable que llore siempre que alguien que no conoce quiera cogerle en brazos y si lo consigue hacer sólo te buscará y te llamará para volver a tus brazos. Si esto lo ocurre a tu hijo/a pequeño no debes angustiarte porque es algo que desaparecerá casi por arte de magia cuando el niño sobrepase la barrera de los tres años.

nene llorando1

Pero si te sientes mal cuando tu hijo no quiere separarse de ti porque se pone muy irritable puedes seguir estos consejos: 

  • Transmite calma a tu hijo/a y no te angusties, recuerda que esto es algo normal.
  • Tu hijo no entiende de noción del tiempo por lo que piensa que si te vas ya no volverás, por eso se angustia.
  • Una idea es acostumbrar a tu hijo a que pase tiempo con otras personas además de contigo como familiares y amigos.
  • Si te vas a algún sitio (aunque sólo sea un momento) avísale siempre aunque creas que no te está prestando atención o que no te entiende.
  • Si tienes que despedirte para irte a trabajar o para dejarle en la escuela no alargues el momento y cuando le vuelvas a ver muéstrale tu gran alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *