Qué hacer si tienes infección de orina en el embarazo

Infección de orina en el embarazo

Las mujeres son más propensas a sufrir infección de orina que los hombres. Si una mujer está pasando por un momento de gestación puede que sus probabilidades estén más expuestas, ya que su relación con los cambios hormonales y otras alteraciones puede que agraven la causa.

La infección urinaria está provocada por diferentes microorganismos como virus, bacterias y parásitos, aunque la principal causa de la cistitis y la pielonefritis es la Escherichia Coli, una bacteria alojada en los intestinos. La proliferación de esta bacteria durante el embarazo puede estar derivado a diferentes causas.

Causas de la infección de orina en el embarazo

La progesterona es una hormona que segrega el cuerpo de una embarazada. Es la causante de la relajación de muchos de sus músculos incluidos los de la parte de la uretra, que conectan la vejiga y los riñones. Al estar más relajado el flujo de orina es más lento y hace que se retenga la orina durante mucho más tiempo en las vías urinarias, causando una mayor proliferación de las bacterias.

Durante el embarazo el pH también varía y ocasiona que la orina se vuelva menos ácida y que contenga mucha más glucosa. De esta forma se eleva así el riesgo y multiplicación de bacterias que causan dicha infección. Si la infección se llega a agravar podría llegar a producirse una pielonefritis, una complicación mucho más grave. Existe la posibilidad de que esta infección se extienda a la corriente sanguínea y volverse muy peligrosa tanto para la madre como para el feto.

Síntomas más comunes

Infección de orina en el embarazo

Hay muchas mujeres que padecen infección y no suelen tener síntomas, por lo que desaparece por sí sola, sin embargo, hay veces que no se dan cuenta hasta que no se produce la pielonefritis. Para ello hay que estar atento por si se observan algunos de los síntomas comunes:

Los primeros indicios suelen ser ese pequeño malestar de ardor o pequeño dolor al orinar, incluso ese pequeño picor que hace tener muchas ganas de orinar con frecuencia, sin tener incluso la vejiga llena.

La orina suele ser mucho más turbia y desprende mal olor. En casos más extremos suele ir acompañada de sangre o pus. Se suelen presentar en algunos casos de dolores de espalda, mucha fatiga e incluso fiebre.

¿Qué hacer si se tiene infección de orina en el embarazo?

Para cualquiera de estos síntomas es importante acudir al médico de cabecera o especialista para que pueda hacerte una prueba y descartar si se tiene infección. En el caso de padecerla tendremos que seguir las pautas que nos indiquen y una serie de cuidados.

Artículo relacionado:
¿Es normal tener infección de orina en el embarazo?

Seguramente se prescribirá un tratamiento con el uso de antibióticos que durarán alrededor de siete días. Nunca comiences un tratamiento por cuenta propia sin consultar a un médico ya que en un futuro pueden surgir infecciones recurrentes. Es mejor seguir un tratamiento continuado y controlado.

Consejos para un tratamiento y prevención

Hay que seguir una dieta suave con una alimentación libre de picante. Es aconsejable beber al menos dos litros de agua diarios y no dejar que se retenga la orina en la vejiga. Hay que frecuentar en ir al baño y en cada micción lavar bien la zona genital. En las defecaciones hay que intentar limpiarse de adelante hacia atrás y también intentar lavar con agua y jabón la zona.

Infección de orina en el embarazo

No dejes que la zona genital esté húmeda, si utilizas bañador cámbialo lo antes posible por uno seco. Y para problemas de escape de orina utiliza protecciones o compresas contra la incontinencia.

Hay que utilizar ropa que no sea sintética, ni demasiado ajustada y con materiales transpirables. Es importante que la ropa interior sea ligera y compuesta por material orgánico y de algodón.

Si se mantienen relaciones sexuales es conveniente beber un vaso de agua antes del acto sexual y orinar al finalizar. Igualmente lavar la zona con jabón para limpiar de posibles restos que puedan perjudicar.

Puedes seguir un tratamiento a base de arándano rojo. Es una de las alternativas naturales y que pueden tomarse durante el embarazo. Según el Centro de Investigación sobre Fitoterapia y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomiendan su ingesta ya que puede reducir hasta la mitad de los episodios de infección.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.