Qué no pueden comer las embarazadas

Alimentos prohibidos para embarazadas

La alimentación juega un papel fundamental en el desarrollo del feto, por ello, las mujeres embarazadas deben seguir al pie de la letra una serie de consejos nutricionales. De la misma manera que algunos nutrientes son esenciales, existen muchos alimentos que resultan perjudiciales durante el embarazo y que pueden comprometer el desarrollo del bebé.

Tu matrona o el médico que sigue tu embarazo te proporcionará una serie de pautas que debes seguir en cuanto a la alimentación. Aunque en algunos casos, esas directrices son demasiado ligeras y muchas embarazas se encuentran con dudas a lo largo de la gestación sobre los alimentos que puede o no comer. Hoy vamos a ver cuáles son aquellos alimentos que no deben consumir las mujeres embarazadas.

Lo que NO pueden comer las embarazadas

Todo aquello que tomes durante tu embarazo puede afectar directamente al desarrollo de tu hijo. Muchos de los alimentos que consumes con normalidad pueden resultar perjudiciales para tu bebé, por este motivo, es esencial que prestes mucha atención a lo que comes, especialmente cuando lo haces fuera de casa. Toma buena nota de la lista que verás a continuación y podrás revisarla siempre que te surjan dudas.

Los quesos blandos, los azules y aquellos que estén sin pasteurizar

Embarazada tomando leche

Dentro de esta lista se encuentran:

  • Quesos azules: el roquefort o el gorgonzola
  • Los quesos blandos: como el camembert, el queso brie
  • Sin pasteurizar: la mozzarella o el queso feta

Estos tipos de queso resultan peligrosos durante el embarazo por el importante riesgo de contraer enfermedades como la Listeria. Esta enfermedad está producida por la bacteria “listera monocytogenes” que se encuentra presente en la flora bacteriana de la vaca, entre otras bacterias menos peligrosas. La leche cruda o los quesos sin pasteurizar, contienen este tipo de bacterias que pueden comprometer seriamente la salud del bebé y la continuidad del embarazo.

Los pescados de gran tamaño

Entre ellos se encuentran el atún, el pez espada, el cazón, la caballa o el lucio. Todos estos pescados pueden contener grandes dosis de mercurio, una sustancia muy peligrosa para el desarrollo cerebral del feto y que por tanto, deben evitar las embarazadas. Además de otras sustancias que pueden dañar el sistema endocrino del futuro bebé.

El pescado y la carne crudas

Los alimentos sin cocinar pueden contener diferentes sustancias muy peligrosas para el desarrollo del bebé, en el caso del pescado crudo el principal peligro es el anisakis. En el caso de la carne poco hecha o cruda, existen diferentes riesgos aunque los principales son la mencionada listeria y la toxoplasmosis.

Si no quieres renunciar al consumo de estos productos, lo que recomiendan los especialistas es congelar durante 24-48 horas el alimento antes de consumirlo. El ultracongelado acaba con esas bacterias y sustancias peligrosas lo que te permitirá tomarlo sin correr riesgos. Eso sí, aunque la normativa exige que los restaurantes tomen esta medida, es preferible evitar tomar pescados y carnes crudas, ahumadas o en salmuera.

Paté de hígado

El paté de hígado en embarazadas

El hígado es un alimento con un alto contenido en retinol o vitamina A, en un porcentaje elevado, puede resultar dañino para el bebé. No obstante, es necesario un aporte justo de esta vitamina que puedes encontrar en alimentos vegetales como la zanahoria o la calabaza.

Huevo crudo y mayonesa casera

El peligro reside en el riesgo de contraer salmonelosis, una enfermedad producida por la bacteria salmonella. Esta bacteria se encuentra en el huevo crudo, por lo que cualquier producto preparado con este ingrediente resulta altamente peligroso para la embarazada. Evita tomar mayonesa casera, postres elaborados con huevo crudo como el merengue o tortillas poco hechas.

Brotes germinados

Los brotes germinados son muy beneficiosos para la salud siempre que no estés embarazada. El peligro reside en las condiciones de producción de este alimento, puesto que puede contaminarse con facilidad con bacterias peligrosas como la salmonella o la E-Colli. La forma de tomar brotes germinados sin riesgo para tu bebé es cocinando el producto antes de consumirlo, ya que las bacterias se eliminan durante el cocinado.

Además, debes asegurarte de lavar muy bien todas las verduras y frutas que vayas a tomar en crudo. Así como cualquier alimento que vayas a cocinar y los utensilios de cocina que uses en el proceso.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.