¿Qué pasa si tienes los linfocitos bajos en el embarazo?

Embarazada angustiada por el diagnóstico médico.

Los linfocitos reducen su labor para que el feto no se vea afectado y pueda residir sin problema alguno en el interior de la madre.

El problema de tener los niveles de linfocitos más bajos de lo normal en el embarazo ocurre por problemas en el sistema inmunológico. Es conveniente llevar un control para no encontrarse débil. A continuación conoceremos qué acarrea esta frecuente complicación.

Las causas

Las defensas en el embarazo disminuyen. El organismo de la embarazada está más expuesto a agentes externos que pueden debilitarla. El valor de los linfocitos en el embarazo cambia según el avance del mismo. Los linfocitos, que son un tipo de glóbulos blancos que fabrican anticuerpos, no actúan como harían normalmente. No destruyen agentes externos, ya que las células entrantes son las del feto, que está compuesto de antígenos del padre también. Es por esto que los linfocitos reducen su labor para que el bebé no se vea afectado. Logrado este punto podrá residir sin problema alguno en el interior de la madre.

Por otro lado, los linfocitos en el embarazo pueden estar bajos por gastritis, reacciones alérgicas o por llevar una dieta inadecuada. También influye la obesidad, abuso de alcohol o drogas, por bajo hierro o ácido fólico, o derivados de problemas genéticos. Es conveniente detectar este problema tras realizarse un análisis de sangre y determinar si la causa única es el embarazo o existe algún otro factor. Si es debida únicamente al embarazo no precisa tratamiento. En caso contrario el tratamiento se ajustará al motivo concreto: recetar vitaminas, tomar más proteínas o hierro…

Observaciones ante linfocitos bajos

Técnico de laboratorio con muestra de sangre.

La pareja, o la mujer en exclusiva, dado el caso, deben hacerse los controles médicos pertinentes previo embarazo. Concretamente los controles hematológicos darían el diagnóstico.

Antes del embarazo, es recomendable que la pareja, o la mujer en solitario dado el caso, se hagan los controles médicos pertinentes para descartar problemas. No existen síntomas claros cuando se tienen los linfocitos bajos en el embarazo, por esto la necesidad de análisis de sangre. Concretamente los controles hematológicos darían el diagnóstico. No obstante, la frecuencia de infecciones en la mujer pueden indicar un signo de alarma.

Para lograr que el número de linfocitos aumente es importante lograr que el funcionamiento de la médula ósea se optimice. La ingesta de compuestos vitamínicos puede dar resultado en este aspecto. En el embarazo es muy necesario que la mujer tenga un buen descanso, reduzca el estrés y lleve unos adecuados hábitos de vida. Las revisiones periódicas en el embarazo posibilitarán conocer los niveles de este tipo de glóbulos blancos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.