Qué pasa si tu parto no fue cómo esperabas

Es posible que te hayas pasado 9 meses pensando en cómo sería tu parto y en cómo querías disfrutar de ese día… Pero luego, nada fue cómo pensaste que sería. Si esto te ocurre es posible que incluso te sientas culpable por lo que sucedió y que lo estés pasando mal.

En principio el parto tiene que ser un evento alegre, pero no siempre se desarrolla cómo pensamos que sucederá. Esto puede causar desilusión y angustia en las mujeres que han sido madres e incluso algunas, pueden tener un diagnóstico de trastorno de estrés postraumático postparto.

Más probabilidades de depresión postparto

Cuando el parto no ha sido bueno, una madre reciente puede tener más probabilidades de tener depresión postparto. Esto puede alterar su relación con el bebé y esto, puede afectar al desarrollo del pequeños. Las relación entre la mujer y su pareja también pueden verse perjudicadas y todo se acumula para que la mujer se sienta cada vez peor.

Las mujeres pueden sentir que su parto en negativo si han tenido que hacerles cesárea y no querían o si han tenido un parto instrumental (utilización de instrumentos para ayudar al bebé a nacer, como el uso de fórceps). Incluso las parejas también pueden sentirse con gran ansiedad cuando las cosas no van bien en el parto.

Después de un parto complicado, el miedo a que ocurra algo similar en el futuro también hace que las mujeres no quieran tener más hijos o que retrasen otros embarazos, solo hasta que se sienten listas a tener más partos. Incluso hay mujeres que evitan tener a sus hijos en los hospitales y prefieren tenerlos en casa solo por el miedo asociado a un parto atendido por profesionales médicos, pero en realidad, ellos son los mejores capacitados para ayudar a una mujer embarazada de parto.

Cuando no todo va cómo se espera

Todas las mujeres cuando están embarazadas piensan en tener un parto vaginal normal y lo más rápido posible, porque parir es sufrir. Muchas de ellas quieren un parto sin necesidad de aliviar el dolor y sin intervenciones médicas, es decir, lo más natural posible. Pero esto no es así en todos los casos, sobre todo si es el primer bebé. Cuando las expectativas de un parto no coinciden con la realidad, las mujeres pueden sentirse hasta culpables por lo sucedido, pero no tienen culpa de nada.

Las mujeres no pueden controlar la posición del bebé o las posibles complicaciones que puedan suceder. Durante el embarazo y parto aumenta la tensión arterial e incluso durante el embarazo puede haber diabetes, factores que requerirán un mayor control médico y en ocasiones, intervenciones como una cesárea de emergencia como en casos de mujeres embarazadas con preeclampsia o eclampsia.

Hay veces que puede ser culpa de los médicos y otras no se podría haber cambiado el resultado del parto de ninguna manera, porque es necesario priorizar la vida de la madre y del bebé. Pero esto no exime que una mujer se sienta mal e incluso que tengan un trauma por lo sucedido en el embarazo. Si te has sentido mal después de tu parto, es necesario que hables de ello y que si es necesario busques ayuda de un profesional de la psicología para que te dé las herramientas necesarias para poder sentirte bien de nuevo y que equilibres tus emociones.

Enfermedades mentales por el trauma después del parto

Hay una pequeña proporción de. Mujeres que pueden sentir un trauma después del parto y quizá necesiten un diagnóstico para saber qué les ocurre, como por ejemplo un diagnóstico para el trastorno de estrés postraumático postparto.

Este trastorno crea recuerdos persistentes, involuntarios e intrusivos, sueños angustiantes y reacciones disociativas después de un evento traumático. Una madre con este trastorno puede sentir angustia psicológica intensa o prolongada después del parto. Este trastorno afecta a casi el 2% de las mujeres que dan a luz, según algunas investigaciones. Incluso hay factores de riesgo que pueden hacer que una mujer tenga este trastorno como por ejemplo: tener antecedentes de traumas anteriores, haber sufrido abuso sexual o violencia doméstica; complicaciones durante el embarazo, el nacimiento o con el bebé (como que el bebé necesite ser reanimado); cuidado pobre o abusivo; y falta de apoyo.

Reducir las posibilidades de una mala experiencia

Para reducir la posibilidad de tener una mala experiencia en el parto, es necesario que te prepares a él de forma positiva. Ten tu plan de parto para saber qué puede ocurrir, cómo lo quieres y ser consciente antes de que ocurra de cómo puede ir tu parto. El plan de parto también te puede ayudar a que facilites tus deseos al hospital sobre cómo quieres que sea este momento tan importante. Puedes dejar claro quien quieres que esté a tu lado, las posiciones en las que te gustaría dar a luz, tener la posibilidad de un parto en el agua y qué conlleva eso, etc.

Es necesario que también seas flexible y sobre todo consciente sobre que un plan de parto no siempre va como una desea, pero recuerda que también es importante saber que los médicos deberán respetar lo máximo posible tus deseos.

Hay investigaciones que muestran cómo la acupresión, las técnicas de respiración, el masaje o la vocalización durante el parto disminuyen las intervenciones médicas, porque las mujeres sienten el parto de forma más positiva y así, se muestran más satisfechas con la experiencia.

No sientas miedo

Es necesario que una mujer no sienta miedo al parto, para eso, es necesario aceptar que quizá se requiera intervención médica o quizá no, pero que si se requiere, no hay que sentirse negativo en ningún momento. Es necesario que las mujeres desarrollen confianza en ellas mismas, los médicos deberán ser amables y respetuosos en todo momento.

Siéntete libre de hacer las preguntas que necesites, de hablar cualquier inquietud que tengas y sobre todo, no sientas miedo por traer a tu bebé al mundo. Piensa que será la experiencia más maravillosa de tu vida porque el resultado será, poder abrazar a tu bebé y disfrutar de tu maternidad.


Categorías

Desarrollo, Embarazo
Etiquetas ,

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.