Lo que debes saber sobre la metodología Flipped Classroom

Crear una zona de estudios en casa

El método Flipped Classroom o aula invertida en español, es un modelo innovador de enseñanza que motiva y favorece la participación del alumnado. Básicamente, como ocurre también en otras metodologías con las que se puede combinar, consiste en realizar investigaciones y preparar material por parte de los estudiantes, fuera del aula, para luego realizar sesiones prácticas dentro de ésta.

Sus creadores son Jonathan Bergmann y Aaron Sams, dos profesores de química de un instituto de Colorado, en Estados Unidos, y en España ya son varios los centros educativos que la aplican. Te contamos en qué consiste este método pedagógico, sus pilares y cómo implantarla en según qué etapa educativa.

¿Qué es Flipped Classroom?

TIC enseñanza

Si en la enseñanza tradicional, el profesor explica la teoría en el aula y los alumnos, haciendo ejercicios o actividades prácticas aplican dicha teoría. En el método Flipped classroom o aula invertida es el alumnado el realiza investigaciones y prepara el material para realizar sesiones prácticas dentro de la clase.

En este modelo se invierten las acciones, son los y las estudiantes quienes investigan la teoría y luego la aplican en clase. Flipped classroom se basa en un enfoque integral. Por un lado se combina la enseñanza directa con métodos constructivistas, el alumno construye su propio aprendizaje, y el el docente es el de creador de contenido para aprender en casa. Además sirve de apoyo y supervisor dentro del aula.

Una de las desventajas que se dan en este método es que al trabajarse fuera del aula se requiere el uso de las tecnologías. Por tanto, puede darse una división entre el alumnado y su aprendizaje debido a la brecha digital. Docentes y alumnos deben tener conocimientos sobre el manejo de las TIC.

Pilares en los que se basa Flipped Classroom o aula invertida

métodos aprendizaje

Esta metodología es una oportunidad para compartir información y aprender contenidos entre el profesorado, las familias, el resto del alumnado del centro y otros miembros de la comunidad educativa. En la mayoría de los casos este método no se utiliza de manera exclusiva, sino complementando a otros colaborativos. El método de aula invertida se basa en cuatro pilares:

  • Entorno flexible: Es necesario crear espacios adaptables dentro del centro educativo para el alumnado.
  • Cultura de aprendizaje: El alumnado es el que explora los temas con mayor profundidad y construir de forma activa su propio conocimiento. Además es quién evalúa su propio proceso de aprendizaje y determina su ritmo de aprendizaje.
  • Contenido intencional: Se ayuda al estudiante a desarrollar la comprensión conceptual y procedimental. En el aula, se practica la teoría aprendida en casa.
  • Educador profesional: Los docentes observan continuamente a sus alumnos y alumnas proporcionando retroalimentación. Las familias tienen un papel participativo aportando ideas, sugerencias, mostrando interés, compartiendo experiencias…

Con este método, niños y jóvenes aprenden a investigar y buscar información, se facilita el desarrollo de los procesos cognitivos y el aprendizaje significativo de forma más eficaz que en una clase tradicional. Por otro lado se desarrolla la autonomía, y la responsabilidad. Esta metodología implica confiar en los alumnos.

Implantación de Flipped Classroom en las etapas educativas

alumnos

Más allá de la etapa educativa a la que esté dirigida, a la hora de introducir la metodología Flipped Classroom en el aula, hay que planificar, considerando las particularidades de cada etapa, y los recursos disponibles. En etapas como la de Educación Infantil, hasta los 6 años, aplicar el método de aula invertida es complejo.

En la Primaria, de 6 a12 años, es clave motivar a los alumnos y alumnas para mantenerlos enganchados al proceso de enseñanza y aprendizaje. Gracias a la metodología Flipped Classroom les tendremos motivados, aprenderán a trabajar en equipo, convivir en el aula y a crear un vínculo afectivo entre el colegio, el alumno y la familia.

La implantación del método Flipped Classroom en Secundaria, 12 a los 18 años, es muy recomendable, pero a la vez conecta con una etapa complicada, la adolescencia, por los cambios emocionales y de personalidad. No hay garantías de que estos vayan a participar en las actividades, el profesor debe ejercer un papel individualizado y motivador.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.