Qué significa ser una mala madre, ¿cómo afecta a los hijos?

Qué significa ser una mala madre

¿Alguna vez te has indentificado con ser una mala madre? ¿Qué quizás no estás capacitado para cuidar niños? Son las preguntas generales de una madre que carga con la responsabilidad de una mejor educación para sus hijos. Ni aún siendo una madre correcta, la comparativa de ver a otros padres, te hace pensar en que no eres la persona correcta para cuidar niños.

Es un planteamiento que se sustenta entre la forma de pensar “que eres una mala madre” o entre serlo de verdad. Quizás no te hayas cuestionado alguna vez que para ser una mala madre deberías de cumplir una serie de requisitos bastante adyacentes al tema y no achacarlo por suposiciones.

El debate de ser una mala madre

Una madre que no aboga por la crianza, el cuidado correcto y formal no está siendo una buena cuidadora. Pero para cumplir esta condición hay que abarcar muchos de los términos que seguramente supeditan a este supuesto.

Qué significa ser una mala madre

No te puedes sentir culpable y decir que eres mala madre si has dado el pecho hasta los dos años o más a tu hijo, por si dormimos con nuestro hijo hasta cierta edad, por si le has dado de comer la misma comida tres días seguidos, por si la tecnología forma parte de su vida, por si le dejas con terceras personas porque necesitas tu vía de escape, por dedicar parte del día a tu trabajo y no estar más tiempo con ellos…

Quizás no eres una madre perfecta pero los niños sienten que están bajo el calor de nuestro amor y de nuestros abrazos Solo hay que saber actuar con conciencia de como puede repercutir una serie de actos en su futuro y que puede llegar a ser perjudicial.

No debemos de dejar que nos inunde “el síndrome de malas madres” y criticarnos así por cualquier condición. Quizás tanto apego a nuestros hijos nos lleve a una represión de deseos, a tener ilusiones, necesidades y aspiraciones, la falta de tiempo…todo esto deriva al agotamiento y de ahí a sentirnos deprimidas. Lo más lógico es equilibrar todos estos actos y permitirte ser humano, e incluso puedes solventar muchos momentos practicando la meditación.

Como repunte, debemos de conseguir una igualdad entre nosotras y no apuntar con el dedo las decisiones de otras madres a no ser que sea digno de criticar. Hay que romper con los tópicos y los prejuicios que frenan nuestro avance.

Qué condiciona ser una mala madre

Abogar a actuar de forma incorrecta no es hacerlo de manera puntual, sino cuando los hechos se practican de manera recurrente y sin lógica:

  • Hacer que un niño reprima sus sentimientos. No dejar que se sienta triste ni feliz cuando él más lo necesite, ni incluso reprimir sus ganas de llorar. Hay que dejar que sea libre en sentimientos.

Qué significa ser una mala madre

  • Hablar mal de familiares o del padre, delante de ellos. Si realmente existen formas incorrectas en el comportamiento de esas personas, seguramente el niño lo descubra según van pasando los años.
  • Inculcar el sexismo, que «el azul es de niños y el rosa para niñas». Debemos educar a nuestros hijos desde una edad temprana que no existen estereotipos. Los niños deben jugar con lo que quieran y con las actividades que quieran, o sea, tener libertad en el juego y ser felices.
  • Mantenerlos con sobrepeso y una mala alimentación. Estos malos hábitos pueden repercutir en enfermedades, si lo mantienes con manera no saludable puede abarcar en problemas físicos y que se le baje su autoestima.
  • Hacer que siempre sea el número uno en todo y que sea perfecto sin ensuciarse. No le fuerces a que sea el mejor en actividades que quizás no vayan a ser sus principales logros, haz que busque una actividad que le guste mucho y dedícale la virtud de que puede llegar a conseguir buenos logros con el esfuerzo. En la hora de su juego, deja que el niños sea curioso y explore todo lo haya a su alrededor, es normal que se ensucien.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.