Qué son las etapas del dibujo infantil y en qué consisten

El dibujo forma parte del desarrollo de los niños desde su más tierna infancia, a través de los dibujos los pequeños muestran su percepción de lo que hay a su alrededor. Esta forma de expresión les permite mostrar sus inquietudes, sus sentimientos, además de ser un ejercicio muy beneficioso para sus habilidades motrices. Pero hasta llegar al momento de dibujar de forma lógica para todo el mundo, el dibujo pasará por diferentes etapas.

A medida que el niño va creciendo, su forma de pintar y de expresar mediante el dibujo va cambiado, va evolucionando. Todo tiene que ver con su desarrollo, tanto el cognitivo como el desarrollo físico y la adquisición de sus habilidades. Por lo que, las distintas etapas del dibujo infantil se marcan en base a dos aspectos importantes del desarrollo del niño.

Aspectos que marcan las etapas del dibujo infantil

El primero tiene que ver con el aspecto cognitivo y con la capacidad del niño de memorizar objetos de su entorno y trasladarlos a un papel. Durante una etapa ese dibujo no tendrá sentido para la vista de un adulto, aunque para el niño tendrá cierto sentido.

Por otra parte, el segundo aspecto fundamental que marca las etapas del dibujo infantil, tiene que ver con el desarrollo motriz. Especialmente de las habilidades de la motricidad fina, donde el niño utiliza los músculos de las manos y del antebrazo. De esta forma el pequeño comienza a tener más fuerza para coger el lápiz y puede trazar líneas más precisas.

Los rasgos que marcan las etapas del dibujo infantil

Desde que el niño comienza a realizar pequeños rayones hasta que consigue hacer los primeros dibujos con sentido, su aprendizaje irá evolucionando. Pero para que esto ocurra, necesitará tiempo e irá mejorando y evolucionando paulatinamente. Se pueden marcar estas etapas del dibujo de los niños de la siguiente manera:

La etapa del garabateo

Esta etapa ocupa desde que el bebé comienza a realizar los primeros dibujos o trazos hacia los 2 años. En estos momentos el niño realiza trazos descontrolados, no domina su musculatura y apenas tiene fuerza para sostener el lápiz. Este periodo se llama garabateo descontrolado, porque el niño no pretende representar ningún objeto en concreto, no domina aún sus movimientos.

Aproximadamente al llegar a los 3 años, llegará el garabateo controlado. Al llegar a este punto el niño comienza a sostener el lápiz con más fuerza, mejora su pulso y su coordinación. Los dibujos y las formas que crea en este momento, tienen la intención de representar algo concreto. Este periodo se llama “realismo fortuito”, porque el niño pone nombre a lo que plasma, aunque el dibujo aún no tenga sentido para el adulto.

Para terminar esta etapa del garabateo, llega lo que se llama como el “realismo frustrado”. En este caso el niño pretende dibujar una escena, una situación o un objeto al que pretende otorgarle un nombre. Poco a poco las formas que dibuja van tomando una realidad más concreta.

La etapa preesquemática

Entre los 4 y los 7 años aproximadamente, los dibujos que el niño realiza comienza a tener un sentido apreciable para el adulto. Las formas cada vez tienen más concordancia con lo que el pequeño quiere plasmar. Generalmente, comienzan a dibujar formas humanas que representan a sus familiares e incluso a sí mismo.

El dibujo comienza a tener una cierta lógica, los niños organizan las escenas que dibujan con un sentido. Donde dibujan una casa, dibujan un camino de tierra, un árbol y al lado una flor, etc. De la misma forma que organizan los objetos con lógica, las nubes y el sol en la parte superior o los coches en la parte inferior.

La etapa del realismo

A partir de los 8 o los 10 años, los dibujos de los niños adquieren un significado y una lógica apreciable para el adulto. Los dibujos tienen cada vez más detalles, ajustándose de esta forma a la realidad. El niño incorpora aspectos al dibujo como la dimensión, las superposiciones o los detalles. De aquí en adelante el pequeño realiza dibujos cada vez más significativos, con más sentido y creatividad.

Es importante prestar atención a los dibujos que realizan los niños ya a través de sus diseños puedes observar rasgos de su personalidad. El dibujo forma parte esencial del desarrollo y crecimiento de los niños. Proporcionales todo aquello que puedan necesitar para que, cada vez que lo deseen, puedan utilizar las herramientas disponibles para trabajar en sus dibujos.


Categorías

Aprendizaje

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.