¿Qué son los caminos escolares?

Tradicionalmente los niños se han desplazado a la escuela caminando o en bici. Sin embargo, actualmente, la mayoría de los desplazamientos se realizan en medios motorizados, lo que acarrea una gran cantidad de problemas de tráfico y eleva los índices de contaminación. Por otro lado, los niños no disfrutan de la autonomía que da el poder ir al colegio caminando con otros niños o acompañados por sus padres, en un entorno seguro y accesible.

Bajo este contexto, los ayuntamientos de varios pueblos y ciudades, están desarrollando en colaboración con la DGT y las escuelas, diversos proyectos de caminos escolares seguros. ¿Pero en qué consiste exactamente un camino escolar seguro?

Los caminos escolares son rutas de trazado sencillo y seguro que facilitan el desplazamiento a pie o en bici, de los niños y niñas a sus centros educativos. Los itinerarios se escogen viendo cuáles son los más utilizados por los alumnos y  además están en las mejores condiciones. Cada camino escolar es único ya que las características de cada pueblo o ciudad, así como de cada centro escolar son diferentes, por lo que a la hora de diseñar la ruta, deberán ser tenidas en cuenta todas estas variables.

¿Cómo se organizan las rutas?

Las rutas se organizan estableciendo una serie de paradas, indicando su localización y horario de salida hacia el colegio. En cada parada hay un adulto que permanece en ella controlando que acuden todos los niños que están apuntados para esa ruta y parada en concreto. Otro adulto, va recogiendo a los grupos de niños de cada parada acompañándolos hasta el centro escolar.

Puede haber varias modalidades, dependiendo de las características de la ruta, distancia al centro, condiciones de las vías de acceso, entorno urbano, número de niños, etc. Lo ideal sería ir caminando o en bicicleta, pero también se pueden organizar haciendo partes del recorrido en autobús o en coche hasta una determinada parada, establecer uno o varios días a la semana de movilidad sostenible, coger el transporte público en grupo… . Hay tantas posibilidades como tipos de ruta, lo importante es ayudar a que los niños recuperen la libertad de poder ir a la escuela caminando y de forma segura. 

Para que los caminos escolares funcionen de manera óptima, es necesario que toda la sociedad colabore para que la ruta sea totalmente segura y accesible. Familias, vecinos, comerciantes, centros escolares, administraciones locales y, sobre todo, de los niños y niñas que son los verdaderos protagonistas, deben estar concienciados y facilitar el desarrollo del proyecto.

¿En qué benefician los caminos escolares a nuestros hijos?

Se fomenta el que los niños recuperen las calles y vayan al colegio de manera autónoma, solos o acompañados por sus amigos. Esto favorece el disfrute, eleva la autoestima, aumenta la socialización, la cooperación y el aprendizaje por medio de la observación e interacción con el entorno. Es imprescindible la colaboración de familias, centros educativos y monitores acompañantes para enseñar a los niños las normas y señales de seguridad vial, favoreciendo así el que aprendan a moverse con libertad por las vías urbanas.

Se promueve la actividad física haciendo del ejercicio una rutina. Se favorecen hábitos de vida saludables, con menores índices de obesidad, prevención de enfermedades cardiovasculares y una mejora en la salud en general.

Se reduce el impacto medioambiental, las emisiones contaminantes, el ruido y los problemas de tráfico ya que al ir los niños caminando o en bici, disminuye el número de vehículos a motor que trasladan a los niños al colegio. Además se enseña a los niños a respetar el medio ambiente y a utilizar medios de transporte alternativos y sostenibles con el entorno.

Se crea una red de itinerarios seguros que implica en su conservación a familias, colegios, asociaciones de vecinos, comerciantes, con el consiguiente aumento de relaciones sociales y concienciación en la sociedad en general sobre la importancia de que las calles se conviertan en lugares seguros, acogedores y respetuosos con la infancia y el medio ambiente.

Para los niños de movilidad reducida o necesidades especiales, es una excelente oportunidad de poder ir al colegio integrados y acompañados por otros niños. Para ello se hace necesario asegurarse de que el camino y los accesos cumplen los requisitos necesarios para que dichos niños puedan disfrutarlos de manera segura.

Por todo esto y mucho más, los caminos escolares son un precioso proyecto que todos los ayuntamientos deberían proponerse realizar en sus municipios.

Y tus hijos, ¿cómo van al cole?

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Varios

Soy Jasmin, mamá de dos niños junto a los que aprendo y crezco cada dia. Además de madre, que es el "título" del que me siento más orgullosa, soy Licenciada en Biología, Técnico en Nutrición y Dietética y Doula. Me encanta estudiar e investigar sobre todo lo relacionado con la maternidad y crianza. Amante de la naturaleza y los animales, el reciclaje creativo y la música. Actualmente compagino mi trabajo en una farmacia con los cursos y talleres que imparto sobre diversos temas relacionados con la maternidad, medio ambiente y ecociencia creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.