Qué tipo de quesos se pueden comer en el embarazo

Qué tipo de quesos se pueden comer en el embarazo

En el momento de reconocer que una mujer está embarazada ya ha de comenzar a regir una dieta evitando ciertos productos que han de tomarse, algunos de manera moderada. Particularmente, podemos hacer un análisis de los alimentos que se pueden permitir o preguntar al especialista que nos valora sobre cómo ha de ser la nueva alimentación. En particular, analizamos qué quesos se pueden comer en el embarazo y cuáles no.

Son solo 9 meses de gestación, pero para muchas mujeres puede ser una odisea tener que privarse de alimentos especiales, partiendo de la carne, algunos pescados y en este caso los quesos. Pero no es todo lo que parece, debido a la gran variedad de quesos que disponemos, algunos serán totalmente compatibles para satisfacer los gustos culinarios. De igual forma, lo podremos observar con muchos alimentos que también están prohibidos.

¿Por qué el queso no es compatible en el embarazo?

De toda una gran lista de alimentos no recomenables durante una gestación, seguro que más de una vez hayas escuchado que los quesos no son aconsejables porque pueden contener propiedades abortivas, ¿Pero que hay de cierto en esto?

En realidad, hay una gran variedad de quesos en nuestra cesta de la compra y no todos son iguales. Todos ellos se fabrican con leche y mucho de ellos no se han realizado con leche pasteurizada.

Para entenderlo mucho mejor, la pasteurización es someter el alimento a una temperatura aproximada a 80° durante un corto período de tiempo y dónde después se ha enfriado rápidamente, con el propósito de destruir los microorganismos.

A partir de aquí, la preocupación por contener estos alimentos la listeria monocytogenes, una bacteria llamada listeriosis y que es perjudicial tomarla durante el embarazo. Es por ello, que muchos médicos desaconsejan no tomar quesos que contengan leche no pasteurizada.

Qué tipo de quesos se pueden comer en el embarazo

¿Cómo conocer si un queso se ha fabricado con leche pasteurizada?

La mayoría de los quesos fabricados y sobre todo los que se han elaborado por grandes firmas, suelen detallar en sus ingredientes y en la etiqueta que se garantizan todas las medidas higiénicas y sanitarias en su fabricación.

Si no contiene esta información, intenta descartarlo o ponte en contacto con el fabricante. Generalmente los fabricantes han de informar de cómo se han elaborado, o al menos indicar que se ha creado un proceso de maduración de al menos 60 días.

Qué tipo de quesos se pueden comer en el embarazo

Hay que mantener la calma, porque la mayoría de los quesos se pueden comer con total seguridad, ya que se han elaborado con leche pasteurizada. El queso de vaca, oveja, mezcla o de cabra los podemos incluir en la lista. Por lo tanto, se pueden consumir:

  • Quesos semicurados y curados elaborados con leche de vaca, oveja y cabra.
  • El queso fresco y el queso en crema, siempre que contenga leche pasteurizada, aunque muchos especialistas desaconsejan su consumo porque se podrían haber contaminado durante su proceso.
  • El queso mozzarella, mascarpone, provolone, edam, gouda, emmental y pecorino.

Qué tipo de quesos se pueden comer en el embarazo

¿Qué tipo de quesos no son aconsejables en el embarazo?

  • Los quesos azules como el roquefort, gorgonzola o cabrales.
  • Los quesos frescos o de tipo Burgos si se han elaborado con leche cruda sin pasteurizar.
  • El queso Parmesano. Aunque sea un queso curado siempre parte su fabricación a partir de leche cruda.
  • Algunos quesos blandos como el queso Brie o de Camembert, aunque se hayan fabricado con leche pasteurizada. Estos quesos si se cocinan posteriormente a alta temperatura se pueden consumir sin problema.
  • Otro tipo de quesos: Feta, Comté, Chaumes, Tulum, Lancashire.

Hay que reseñar que no se deben consumir las cortezas de ningún queso, ya que puede contener trazas o la proliferación de mohos y bacterias. El queso en una fuente de grandes cualidades nutricionales. Aporta calcio, minerales y algunas vitaminas muy beneficiosas para el crecimiento del bebé. No obstante, son alimentos ricos en grasas, por lo que su consumo ha de estar limitado. Hay que evitar el aumento de peso porque puede ser perjudicial.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.