Quemaduras solares, ¿qué hacer cuándo la prevención falla?

Quemadura solar

Cualquiera que consulte el índice de radiación ultravioleta en la AEMET, podrá apreciar que (para todo el territorio nacional) este se encuentra entre 8 / 9 (alto), con algunas excepciones en 7 (moderado) e incluso en 12 (extremo). Ni que decir tiene que todos aquellos niveles que superen el seis, resultarían peligrosos en caso de sobreexposición al sol, o si no tomamos las medidas adecuadas al salir a la calle para estar mucho tiempo al aire libre.

Por eso ya habíamos introducido en Bebés Mundo, la necesidad de proteger la piel de los niños, tema que necesita más de una ampliación. Hoy querríamos presentaros la forma de tratar quemaduras solares cuando se presenten. Es necesario aclarar que lo mejor es prevenirlas, pero no siempre se pueden tener controlados todos los factores intervinientes: por ejemplo imagina que os aplicáis crema de protección pero no te cuidas de cubrir toda la piel, o no renuevas la aplicación al cabo de unas horas, o tus hijos tienen más de 10 años, se van a pasar un día con algún amigo, y se les olvida, … La buena intención no siempre se traduce en buena praxis, y tampoco nos sentiremos culpables por ello, sino que aprovecharemos para aprender.

Sabes que es una quemadura, cuando tras una exposición al sol, la piel aparece enrojecida

Pueden ser de carácter leve o sever0, y más abajo te vamos a explicar que hay casos en los que se debe acudir al médico. También es importante saber que si a lo largo de nuestra vida permitimos que la piel se queme muchas veces, se produce un mayor envejecimiento, y también más posibilidades de que desarrollemos procesos tumorales (cáncer).

Cuando no hemos sabido prevenir: el tratamiento de las quemaduras

La primera medida es separar al niño del factor que ha causado el daño, es decir: retirarlo del sol sin demora y protegerlo de la radiación en un lugar cubierto y fresco. Es importante refrescar la piel, para lo que podemos aplicar gasas o compresas mojadas en agua fría (no helada), cambiándolas cuando se calienten; también podemos bañar o duchar sin jabón y con mucho cuidado y ¡nada de agua caliente!

La piel necesitará hidratación, y para ello podemos utilizar la crema que tengamos en casa para uso común, aunque es recomendable que a principios del verano compremos alguna que esté enriquecida con aloe vera o vitamina E, ya que son ingredientes que colaboran en su regeneración. Hay veces que la quemadura duele, entonces podemos recurrir a antiinflamatorios según la dosis prescrita por el pediatra.

Es también importante la hidratación interna (beber agua), puesto que probablemente la sobreexposición al sol haya provocado pérdidas de líquido corporal.

Quemaduras leves y severas

Los síntomas no son inmediatos, pero se dejan ver en el mismo día, de hecho si pasáis varias horas expuestos, es más que probable que antes de recoger ya notes que la piel de tu hijo esté enrojecida y caliente, además le puede picar o doler.

Si además la piel está hinchada, salen ampollas, el dolor es más fuerte o muestra sensación de cosquilleo (síntomas asociados a otros más generales como fiebre, vómitos, etc) estás ante una quemadura más grave que requiere intervención de un médico. En el centro médico es posible que prescriban emulsiones con corticoides.

Pasados unos días desde la quemadura, la piel puede empezar a levantarse

Quemaduras solares, ¿qué hacer cuándo la prevención falla?

Ahora querría apuntar algunas cuestiones muy importantes:

  • Una piel quemada no debería volver a exponerse hasta estar regenerada (ni con factor de protección muy alto), es mejor que evitéis las exposiciones directas, y que en los paseos, el niño vaya cubierto con gorra y camiseta.
  • Hay hortalizas como la zanahoria, el brócoli, y frutas como los albaricoques, que pueden ayudar en el proceso de regeneración de la piel.
  • A partir de ahora ten cuidado para que tu hijo no tenga que volver a pasar por esa experiencia.
  • Como ya aclarábamos aquí, una piel bronceada no es una piel sana.
  • Tras cualquier tipo de quemadura solar, y mientras la piel se regenera, es probable que el niño pase 24 o 48 horas sin poder vestir ropa que le roce la piel, así que deberás busca prendas muy sueltas, y preferiblemente de tejidos naturales como el algodón.

Y recordad: siempre el mejor tratamiento frente a las quemaduras solares, es la prevención.

Imagen – mikecogh


Categorías

Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *