¿Queremos que nuestros hijos reciban a diario publicidad de alimentos hipercalóricos?

Publicidad alimentos en televisión2

Investigadores de la Universidad de Yale han publicado un meta análisis de 45 estudios, cuya principal conclusión está orientada a la restricción de publicidad de la industria alimentaria dirigida a niños. Rebecca G. Boswell y Hedy Kober, han reportado tras el análisis de resultados, que la exposición a las ‘señales’ emitidas por la publicidad, repercuten en el ansia por comer, y a la vez en un aumento de peso. En total se han analizado 69 estadísticas representando un total de 3.292 participantes de diferentes edades, aunque por su vulnerabilidad y características psicológicas, la conclusión está orientada al público infantil.

La relación entre estímulos publicitarios y conducta alimentaria, está sujeta desde hace años a un debate entre los profesionales de la salud, llegando incluso algunos estudios a insinuar que era muy pobre, pero “Food cue reactivity and craving predict eating and weight gain: a meta-analytic review” encuentra que las señales (visuales) publicitarias pueden estar incrementando el deseo por los alimentos mostrados, más (incluso) que si se tratara de señales olfativas.

Publicidad de alimentos en televisión

Publicidad de alimentos hipercalóricos: fomentando el desequilibrio energético.

Este análisis ha sido publicado en Obesity Reviews, y una de las ideas centrales es la reactividad que muestran los espectadores de la publicidad: la reactividad es un fenómeno que altera el comportamiento para ajustarse a expectativas ajenas. En base a esto se ha explorado la posibilidad de que induzca y sea predictora de un aumento de peso corporal. Kober habla de evidencias, tras descubrir que hasta el 26 por ciento de la variación en la conducta alimentaria está relacionada con el ‘ansia de tal o cual alimento’, como respuesta a diferentes señales; estoy de acuerdo con ella en que la industria alimentaria es muy poderosa, y no siempre responsable, la pregunta es ¿queremos que nuestros hijos reciban todas esas señales de alimentos hipercalóricos?

No olvidemos que según la Organización Mundial de la salud, la principal causa del sobrepeso y obesidad infantiles es el desequilibrio entre ingesta y gasto calóricos (más comida y menos ejercicio); además hay una tendencia a abusar de los azúcares y grasas, y se observa reducción de vitaminas, minerales y otros micronutrientes saludables, a la vez que nos volvemos más sedentarios.

Imagen — (Segunda) stevendepolo


Categorías

Nutrición

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *