Quiero cesárea ¿cuándo puedo pedirla?

Quiero cesárea ¿cuándo puedo pedirla?

La cesárea es una intervención quirúrgica que se realiza en el abdomen de la mujer y el útero para poder extraer al bebé cuando llega la hora del alumbramiento. Su uso se basa prácticamente para cuando hay complicaciones en un parto natural y se necesita salvar la vida tanto de la madre como la del bebé.

La OMS recomienda su uso en hospitales para tal fin y siempre que no supere el 15% de los partos practicados como cesárea y ni por región. Son muchas las mujeres embarazadas que ya tienen programada su cesárea por problemas acarreados durante su gestación y por lo que es conveniente realizar este tipo de intervención quirúrgica. Pero, ¿qué ocurre cuando una madre quiere pedirla?

Cuando una futura madre quiere una cesárea

Podemos hablar de mujeres que han tenido un parto vaginal trágico o de algunas ‘celebrities’ que tengan pavor al parto natural. Son casos en los que se ha practicado la “cesárea a demanda” o “cesárea a la carta”, dónde se lleva a cabo por petición de la embarazada.

Es evidente que una mujer tiene derecho a pedir su forma de parir, pero no concluyen sus peticiones dentro de un sentido ético. Una madre que tiene miedo a un parto vaginal y rechaza hacerlo de forma natural hace que por ello se abra un gran debate médico.

Quiero cesárea ¿cuándo puedo pedirla?

No todos los médicos pueden consentir esta petición, debe ser valorado por un equipo médico y teniendo en cuenta cada caso en particular. Una mujer que pide cesárea debe de estar bien informada de los riesgos reales o dicho de otro modo, de las ventajas e inconvenientes de este caso. Para poder hacer una cesárea programada debe de realizarse en la semana 39 de gestación para disminuir el riesgo de morbilidad respiratoria fetal.

¿Qué riesgos pueden presentarse con una cesárea?

No podemos descartar que la cesárea es una intervención quirúrgica y corre los mismos riegos que cualquier operación similar. Los riegos que pueden acarrear son posibles hemorragias o desgarros en la pared uterina, o lesiones en la vejiga o intestino.

El tratamiento posoperatorio se puede complicar ya que pueden ocurrir infecciones en la propia herida quirúrgica, sin olvidar que su curación es mucho más larga y complicada que la de un parto natural.

Artículo relacionado:
6 consejos para recuperarte de una cesárea

Otros inconvenientes que se pueden analizar es que el feto puede sufrir mayor riesgo de problemas respiratorios neonatales, aunque el riesgo de lesión fetal es menor. Por otro lado, los futuros embarazos pueden ser de riesgos al sufrir de placenta previa.

Casos por los que se acude a una cesárea

Cuando el bebé puede estar sufriendo dentro del vientre es uno de los motivos principales para realizar esta intervención. Puede que en una ecografía se detecte menos líquido amniótico o que hayan disminuido los movimientos, por lo que hay que intervenir.

Estando presente la hipertensión arterial y preeclampsia, se puede programar una cesárea dado al tiempo dedicado y complejo a la medicación y el reposo. Cuando exista diabetes que puede complicar un parto natural o cuando exista la placenta previa.

Quiero cesárea ¿cuándo puedo pedirla?

Otros de los casos más recurrentes son cuando en el momento del parto el bebé está colocado de manera trasversal, viene sentado o con los pies por delante. En otras ocasiones viene con el cordón umbilical enredado en su cuello que puede imposibilitar su salida.

Las enfermedades crónicas o agudas que puede padecer la madre también pueden estar presentes para poder realizar la cesárea y no perjudicar al bebé. Otro tipo de casos muchos más graves que pueden presentar son hemorragias de última hora, rotura de útero o desprendimiento de la placenta serían otros de los motivos para practicarlo, aparte de muchos otros más motivos que podrían detallarse.

Volvemos a reseñar de que si la madre pide una cesárea innecesaria se le ha de valorar en profundidad los riesgos y consecuencias que pueden acarrear en una intervención que puede perjudicar tanto a la madre como al bebé. Los médicos valorará la importancia de una cesárea frente a un parto vaginal, ya que no es la panacea ni ningún tipo de alternativa secundaria, sino que debe de realizarse en el caso de una necesidad de urgencia.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.