Quiste pilonidal en mujeres embarazadas

Mujer embarazada con molestias.

El exceso de peso en la embarazada puede incrementar el porcentaje de padecer un quiste pilonidal.

Las mujeres embarazadas no están exentas de sufrir quistes. La atención en los meses de embarazo debe centrarse en las revisiones periódicas y ante la mínima problemática que afecte a madre o hijo responder con el tratamiento más conveniente. El quiste pilonidal en embarazadas debe atenderse conforme al momento del embarazo y al estado en que se encuentre el mismo.

¿Qué es el quiste pilonidal?

Su nombre “pilonidal” lo indica, “nido de pelos” debido a que en el quiste se haya pus pero pelo también. El quiste aparece más frecuentemente en hombres, pero no hay ninguna característica que indique que se produce más en mujeres embarazadas que en otras que no lo están. El quiste pilonidal comúnmente aparece en las nalgas, en la línea media, aunque también puede hacerlo en el cuero cabelludo, ombligo o axilas. Suele producirse a causa de algún pelo que haya quedado enquistado, en ocasiones por la depilación, y que acaba infectándose.

El peso que llevan las embarazadas, como las personas con sobrepeso hace que se haga más probable su presencia, esto es por la sobrecarga generada sobre el coxis. A modo preventivo se recomienda llevar una vida activa y no permanecer mucho tiempo sentada. En suma a lo anterior con una higiene adecuada, manteniendo la zona seca procurando estar depilado, y el uso de ropa limpia. Las embarazadas deben, por lo tanto, cuidarse tanto a nivel alimentario y de actividad. El deporte y la adecuada alimentación prevendrán el sobrepeso.

Atención a las embarazadas

Mujer embarazada con dolor por un quiste pilonidal.

La mujer con el quiste pilonidal puede sufrir un dolor intenso, hinchazón y enrojecimiento de la zona en la que se encuentra.

El que el quiste pilonidal en embarazadas que estén a punto de parir no supone ningún cambio relevante. Tanto el parto como la posible petición de epidural para algunas madres no se ven afectados. Pero sí hay que tener en cuenta que si no ha podido tratarse el quiste previo parto, será muy importante hacerlo poco después. Por lo general se elimina con cirugía, con lo que la herida y la anestesia son incompatibles tan poco antes de dar a luz. De otro modo lo recomendable es tratarlo durante el embarazo y evitar males mayores.

Con antibióticos el quiste no desaparece. Probablemente moleste mucho menos, apenas supere, pero sigue ahí. Y es que lo importante es eliminarlo drenando todo la suciedad que tenga dentro. Con la herida abierta las molestias serán menores y remitirá la probable hinchazón. Es fácil detectarlo y bastante práctico eliminarlo. Al infectarse es probable que se repita y pueda llegar a septicemia, es decir, que pase a la sangre de madre e hijo. Con cuadros de fiebre y dolor intenso hay que avisar al médico. Jamás se debe intentar quitar por uno mismo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.