Rabietas en los niños

Las rabietas de los niños, son temidas por muchos padres, pues en ocasiones, no sabemos como evitarlas y nos sentimos incómodos ante esta situación.

Rabietas, pataletas, berrinches… se les llama de muchas formas cuando un niño chilla, se retuerce, grita, llora… y no se le puede hacer callar.

Todos hemos hecho este acto cuando éramos pequeños y las razones son varias. Aburrimiento, cansancio, deseo por algo en especial… son algunas de las razones que se podría decir que a veces son necesarias, pues forman parte de la vida infantil, ya que es su forma de expresión. Ante ello, hay que estar preparado.

Hay que averiguar el motivo por el que se producen para saber qué es lo que hay que hacer, pues no todas son caprichosas, hemos de comprender que se trata de una comunicación por su parte. Estudiemos las circunstancias:

-el deseo por algo en especial (juguete, dulce…)

-frustración por algo que no le sale bien (trabajo mal hecho…)

-la necesidad, por ejemplo, de tener que comer por hambre, abrigarse porque tiene frío, fatiga por cansancio, malestar por dolor…

-el negarse a hacer algo que no quiere, es sinónimo de la formación de su personalidad. Si se resiste por ir a dormir, comer… son signos de reflejo de su carácter

-el dolor se hace presente de esta forma, es una manera de expresar que siente malestar, algo le duele, está próxima alguna enfermedad…

La edad aproximada de las rabietas, aparecen a partir del año e incluso antes. A partir de los cuatro, es menos frecuente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *