Razones de las rabietas

Las rabietas, son parte de la formación de la personalidad de un niño. Los padres, deben de analizar las causas por las que suceden, y a partir de ahí, llegar a la conclusión de cómo se puede solucionar.

A partir del año y hasta aproximadamente los cuatro, el niño, demuestra así su sentimiento hacia cualquier situación incómoda para él. Sobre los cuatro años, ya no muestra tanto esta forma de expresión porque su personalidad, ya está mucho más formada y se puede comunicar de diferente manera, es decir, con palabras y diálogos.

Las rabietas son muy molestas para todos, son señal de que las emociones están creciendo y pueden ser tanto buenas como malas, en esta ocasión, son malas. Vivencias y emociones, analizan el autocontrol de la reacción de sus padres. No debemos confundir que el niño nos está manipulando, sino que quiere expresarnos algo que él está sintiendo. Los padres, deben establecer las fronteras necesarias para tomar la solución, ya que si el niño consigue vencer al padre, consigue lo que quiere sin entrar en razón. Se ha de tantear la permisibilidad, autoridad y respeto por parte de los dos. Esto supone la base de su formación de carácter y educación.

Esto tiene que ocurrir, es necesario, aunque parezca una situación mala. Para superarlas, el principio, es auto controlarse los padres, pues la mayoría pierden los nervios, gritando y cediendo para salir pronto del mal trago. Tengamos en cuenta que si los padres saben salir airosos de esta situación, el niño, formará mucho mejor su carácter y aprenderá a ser más educado, ya que comprenderá que es lo más justo ante su deseo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *