Receta en familia: huevos nevados

Receta de huevos nevados

Cada día se inventan nuevas recetas de todo tipo y cada vez se innova más en la cocina, algo que sin duda permite descubrir nuevas combinaciones y sabores sorprendentes. Sin embargo, no hay nada como el placer de los platos tradicionales, esos que nos acompañan desde la infancia y con solo olerlos nos transportan a tiempos pasados. Eso es lo que ocurre con este dulce típico del sur de España, los huevos nevados.

Este postre es uno de esos que se preparan en ocasiones especiales, porque resulta algo elaborado y se guarda para momentos señalados. Pero como no hay día más especial que fin de año, es el momento de descubrir esta receta perfecta para preparar con los niños. Con ingredientes que con total seguridad tendrás en la despensa y si no es así, los podrás encontrar fácilmente, así que vamos ya con esta deliciosa receta de huevos nevados.

Huevos nevados, un postre delicioso para toda la familia

Familia en la cena de Nochebuena

Aunque es un postre sencillo, la preparación requiere de ciertos trucos para que el resultado sea el adecuado. Para empezar, si tienes la posibilidad es recomendable utilizar unas varillas eléctricas para montar las claras. Si no es el caso, solo necesitas un tenedor y mucha paciencia. Vamos ya con los ingredientes y el paso a paso para preparar este dulce casero y tradicional.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 huevos (preferiblemente de gallinas criadas en libertad)
  • 8 cucharadas soperas de azúcar
  • galletas tipo maría dorada
  • la peladura de un limón
  • una ramita de canela
  • canela molida
  • 500 ml de leche
  • 1 cucharada de harina de maíz (maicena)

Preparación:

  • El primer paso es preparar un merengue. Para ello, tenemos que montar las claras de la siguiente forma.
  • Separamos las claras de las yemas y reservamos estas últimas en un recipiente aparte.
  • Comenzamos a montar las claras a buen ritmo, utilizando las varillas eléctricas o un tenedor.
  • Cuando las claras comiencen a blanquear, añadimos 4 cucharadas de azúcar y continuamos batiendo.
  • Tenemos que conseguir un merengue bien consistente, así que tendremos que batir enérgicamente durante un buen rato.
  • Una vez que tengamos el merengue en su punto, metemos la fuente en la nevera para que se asiente bien y se pueda manejar.
  • Mientras vamos a preparar el resto de ingredientes.
  • Mezclamos las yemas con la cucharada de maicena y el resto del azúcar y reservamos.
  • Ponemos la leche en un cazo y llevamos al fuego.
  • Cuando la leche esté caliente, vamos a ir preparando los huevos nevados con mucho cuidado.
  • Para hacerlo, iremos tomando porciones de merengue con una cuchara y con la ayuda de otra cuchara lo dejaremos en la leche caliente.
  • Dejamos cocer cada montoncito de merengue durante unos 30 segundos por cada lado, sacamos y dejamos reposar en papel absorbente.
  • Una vez que terminemos de preparar los huevos nevados en la leche, eliminamos los restos de merengue con una espumadera.
  • Ahora vamos a preparar una natilla con la leche sobrante. Ponemos en la leche la peladura del limón y el palito de canela y llevamos a ebullición.
  • Cuando rompa a hervir, retiramos del fuego y dejamos infusionar unos 5 minutos.
  • Pasado ese tiempo eliminamos la canela y la piel del limón y volvemos a poner a fuego suave.
  • Incorporamos las yemas con la maicena y sin dejar de remover llevamos de nuevo a ebullición. Retiramos del fuego para que no salgan grumos.
  • Para terminar, solo tenemos que montar el postre. En una fuente amplia vamos colocando una cama de galletas maría.
  • Sobre las galletas volcamos las natillas, con cuidado de cubrir bien el fondo.
  • Ahora vamos a colocar los montoncitos de merengue, distribuyéndolos bien sobre la fuente.
  • Espolvoreamos canela molida y dejamos enfriar antes de tomar.

Un consejo de conservación

Imagen: Flor de cayena

Si crees que es mucha cantidad o que no se va a consumir el postre por completo de una vez, es preferible servir en recipientes individuales. Aunque los huevos nevados aguantan bien de un día para otro, si se intentan servir de la fuente grande a otros recipientes el postre se desmontará por completo. Seguirá estando muy bueno, pero la presentación no será la misma.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.