Recomendaciones para evitar el síndrome de hidrocución

Síntdrome de Hidrocución

Cuando era una niña mi madre se afanaba a recordarme casi cada día que era necesario esperar al menos 2 horas antes de poder volverme a bañar después de la comida, a lo que yo hubiera querido hacer caso omiso, de no ser porque mi progenitora cerraba con llave la puerta. Tales consejos no eran creíbles sin una explicación acertada, pero ¿qué hay de cierto en esa frase que durante muchos años caló en padres, abuelos y tíos, para desesperación de los más pequeños?

Hoy en día se puede afirmar sin dudas que el ‘corte de digestión’ no existe como tal, lo cual no es óbice para que no podamos hablar del síndrome de hidrocución, y este si que es real, cualquier médico os lo puede asegurar, y si trabaja en un servicio de Urgencias probablemente haya visto ya más de uno a estas alturas del verano. Tal síndrome es la pérdida de conocimiento (en casos extremos muerte) que acompaña a la sumersión en el agua; y se debe a una manifestación exagerada de los reflejos que permiten adaptarnos al entorno acuático.

Estos son el reflejo de inmersión que ayuda a que el cerebro reciba suficiente cantidad de oxígeno, y es mayor cuanto más contraste existe entre la temperatura corporal y la del agua. Ocurre porque disminuye la frecuencia cardíaca y se contraen los vasos sanguíneos superficiales. Y por otra parte la digestión que actúa como desencadenante, en función de la cantidad de alimento ingerido; resulta que el sistema digestivo necesita gran cantidad de oxígeno para realizar sus funciones, si por ello el cerebro lo recibe insuficientemente, se producen mareos, vómitos, e incluso pérdida de conocimiento (lo cual dentro del agua acabaría en ahogamiento).

Prevenir la hidrocución

Es importante seguir estas recomendaciones

  • Esperar tras haber comido, según la cantidad de alimentos (una fruta no requerirá quizás más que media hora; una comida abundante dos horas largas).
  • Tres horas son suficientes para acabar una digestión, pero como he dicho, si te has comido una ensalada no tienes que esperar tanto.
  • Introducirse poco a poco en el agua, para permitir que el organismo se adapte, ¡nada de zambullirse!

Hidrocución

Desde luego siempre es mejor prevenir, pero si observas palidez, mareos, vómitos, ¡perdida de conocimiento! en un niño que se acaba de tirar al agua! sácalo rápidamente y acude a un servicio médico

Una vez que he explicado qué es la hidrocución y cómo evitarla, me gustaría apuntar a un factor que según un artículo de PrevenBlog podría ser causante (junto con otros) de que se eleven las cifras de ahogamientos en playas en los últimos años. Ya hemos dicho que no existe el llamado ‘corte de digestión’; pero ¿no contribuía el ‘mito’ de alguna forma a que todos respetáramos un poco más el agua? En mi opinión no es cuestión de contar mentiras para conseguir lo que queremos, sino de devolver la cultura de la prevención a la sociedad, porque – efectivamente – de la falta de respeto a un medio que no es el nuestro, se pueden derivar muchísimos problemas.


Categorías

Seguridad

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *